HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Visiones desde el Sur

Madrid inédito

Recuerde, lávese las manos con jabón frecuentemente y no salga de casa si no es necesario

Lavarse las manos con jabón y agua y no salir de casa si no es estrictamente necesario, esa es la consigna de las autoridades y por tanto lo que nos toca hacer a la ciudadanía residente en Madrid, así como a las personas que andan de paso en esta ciudad siempre llena de turistas.

Apenas hay tráfico por las arterias principales de la ciudad, en donde, un día laborable como hoy, sería imposible caminar sin sufrir una estridente sinfonía de cláxones rechiflando cada vez que algún conductor oteara el semáforo en verde y la cola no se moviera o lo hiciera lentamente.

Autobuses ociosos, taxis con la luz en verde mendigando alguna carrera, vagones de Metro y de ferrocarriles -de cercanía- desolados; muchas personas con mascarillas, por la calle y en los centros comerciales, serias, expectantes, raudas, sigilosas, como con prisas exageradas por llegar a algún lugar que no es otro que la casa de cada cual, la morada en la que esconderse del miedo o esconder nuestro miedo, tanto monta; bares, restaurantes y lugares de ocio vacíos -a pesar de las puertas y ventanas abiertas, de un olor a lejía, a productos antisépticos que se ventea en demasía desde la calle, no importa-; guarderías, colegios, institutos, academias y facultades universitarias cerradas a cal y canto; pinacotecas, exposiciones de todo tipo, museos, cines, teatros, circos, discotecas, pubs y auditorios yermos…

En cambio, ambulatorios, centros de salud, clínicas y hospitales llenos de bote en bote con pacientes ansiosos; celadores, gestores de emergencias, auxiliares de clínica, administrativos, conductores de ambulancia, enfermeros y médicos con cargas de trabajo excesiva y sin los recursos necesarios tanto materiales como humanos, según dicen quienes los representan.

Diputados y hasta ministros afectados por el virus. El Congreso de los diputados y el Senado cerrados. Pensiones, hoteles y apartamentos de alquiler clausurados o bajo mínimo según informa el gremio de hostelería. Disminución de vuelos en el aeropuerto. En fin, un sindiós, es este Madrid en el que habito y me contiene.

Pero, si hay algo excepcional por encima de esto, que no es poco, es la confianza de los que aquí habitamos en los profesionales de la sanidad y también en las autoridades, en ellas también. No es poco lo que ponemos en sus manos, ni más ni menos que la vida. Por todo ello, recuerde, lávese las manos con jabón frecuentemente y no salga de casa si no es necesario.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios