En diferentes ocasiones he escrito sobre José Bacedoni Bravo, Pepe Bacedoni para cuantos le conocemos de toda la vida, le admiramos y le queremos entrañablemente, tan amable y cordial siempre en el trato. Y si siempre he elogiado su talento y su destreza admirable a la hora de dibujar y de reproducir en sus plumillas asombrosas rincones, calles, plazas, monumentos, edificios singulares, lugares y parajes diversos de la Huelva que tanto ama, aparte de otras creaciones, diseños y trabajos específicos, nunca me ha dejado de asombrar su capacidad creativa, su incansable actividad gráfica que ha dado lugar a una considerable bibliografía en la que alterna su obra artística con sus pensamientos y esa especie de aforismos que invitan a la reflexión con los que nos sorprende de vez en cuando. Vuelve ahora Bacedoni con un nuevo libro y una llamativa novedad: añadir a sus dibujos los comentarios de otro notable conocedor y amante de Huelva: Juan Bautista Mojarro.

Y ésta es la celebrada primicia en las publicaciones que hasta ahora nos ha deparado la prolífica y abundante ejecutoria creativa de Pepe Bacedoni: la interesante aportación de Juan Bautista Mojarro, entrañable compañero en las tareas informativas, "cuyas descripciones de cada uno de los dibujos -según afirma en el prólogo nuestro también compañero Juan José Maestre-, inundaron de lirismo, al tiempo que de conocimiento, como un brindis especial a los lectores". Sirve su prosa, directa, sencilla e inspirada para glosar esos rincones típicos, históricos, emblemáticos, indudables señas de identidad de la Huelva de ayer, de hoy y de siempre -algunas en las brumas del recuerdo y la nostalgia, pero siempre en la inmarcesible memoria del choquero auténtico-, para ilustrar el valor sentimental, entrañable, emotivo y urbano con las descripciones y las vivencias que surgen vibrantes de los sugestivos trazados de Bacedoni, cual miniaturista privilegiado, orfebre de la pluma y la filigrana artística, que le da al dibujo el mérito exacto de su perfecta creación y el vibrante latido de sus más legítimos sentimientos huelvanos.

José Bacedoni en el dibujo y Juan José Mojarro en sus relatos, glosando cada una de las obras del dibujante, aportan ese conocimiento y recreación a esos monumentos, símbolos y parajes que plasman con minuciosa exactitud esta ciudad y la definen, la caracterizan y entrañan su más pura esencia, su espíritu, su configuración más auténtica. Una ocasión más de celebrar sus admirables plumillas, algunas de las cuales ilustraron gráficamente nuestros periódicos, crónicas y publicaciones diversas. Una apasionada perspectiva urbana, paisajística, monumental, evocativa y nostálgica. Estampas de otras épocas con los rasgos personales, inequívocos y singulares de Bacedoni y que ahora han contado con la palabra escrita de Juan Bautista Mojarro, que hace honor a esas expresiones visuales que tanto nos cautivan.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios