Estamos en tiempos de velocidad inusitada en la penetración social de mensajes, estereotipos o explotación de los eufemismos, como elemento de rentabilidad demoscópica en los grandes centros de decisión orientados a la consecución de objetivos de poder o influencias en la opinión pública que, ya hoy día, se ha equiparado a la opinión publicada.

Casi siempre, esto en la política y más en los sectores de la ¿socialdemocracia?, se hace utilizando palabras atractivas literariamente pero muy interpretables o camuflables en su significado y, sobre todo, si son repetidas incansablemente en el contexto de un discurso, supuestamente, buenista.

En esto, como en la gestación de esa "tensión que nos interesa", el señor ZP del PSOE fue un adelantado. Hoy, ZPedro, secretario general del PSanchito, su partido (no es original la denominación, pero es una certeza: "…refundaré el Partido…" dijo en su día) y aquí lo tenemos, ya no es el PSOE.

Pues bien, el líder del PSanchito, no para de repetir la necesidad de un "gobierno de progreso" y lo ha venido adornando con alusiones "a la portuguesa" -ahora, está aflojando un poco el referente lusitano-, se habrá dado cuenta de que sus teóricos colegas portugueses, sin que la izquierda radical que los sostienen los haga caer, han reducido el IVA de la luz, el gas natural; a los que invierten o se instalan allí se les permite tributar solamente un 20% de lo que generan dentro y un cero por ciento en lo del resto del mundo… por no hablar de su legislación laboral.

¿Es esto lo que de verdad pretende o es el señuelo planteado para su difusión por los voceros mediáticos de proximidad? Seguro que no. ¿Puede hablar de progresista sintonizando y consensuando con el PNV, partido representativo máximo de la más estricta burguesía vasca? ¿Dónde está el progresismo de la ideología marxista? y usted los pretende como socio preferente, al tiempo que, en un tirabuzón de incoherencia, reconoce la desconfianza mutua, los ¿independentistas?... mire, el progresismo no está en reunirse con asociaciones, en la mayoría de los casos de su sociedad civil. No diga que ha "recibido un mandato" salvo que, como parece, el Estado, el electorado, los colectivos… son usted mismo, por lo que le da igual hacer esperar al Rey -un matiz importante, usted suele decir el Jefe del Estado, significativo en un constitucionalista, ¿no?-. No hay mandato al no estar en un sistema presidencialista, sea ético en su discurso y aparque eufemismos y medias verdades, se le nota demasiado el afán por victimizarse para recaer las culpas en los demás. La verdad, usted quiere elecciones, creo yo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios