La otra orilla

Colombinas y el gran viaje

Hoy 3 de agosto surfeamos momentos de nuestra historia humana tan trascendentales como aquellos, quizás más

Hoy es el día grande de las fiestas Colombinas, ¡felicidades a todos los onubenses! Este año se recuerda el legado inglés en nuestra provincia, pero sinceramente me sugiere poco para entender qué debemos celebrar, por eso me he animado a mirar algo más atrás.

El 29 de mayo de 1453 cayó la ciudad de Constantinopla, y con ella también finalizó el tiempo del Imperio romano de Oriente. Aquella batalla ganada por los turcos supuso para muchos historiadores el fin de la edad media, y además inició la primacía del Imperio Otomano sobre las rutas comerciales hacia Asia, conocida en aquel entonces como Las Indias. Ese cambio geopolítico hizo que reinos con gran carácter comercial, como España o Portugal, empezaran a reconsiderar sus rutas hacia Oriente, y de alguna manera también suscitó el ambiente propicio para que se dieran los grandes viajes y descubrimientos de finales del siglo XV y del siglo XVI, como ocurrió con el viaje de Colón. En el caso del famoso navegante su empeño se topó con un contexto grande de necesidad, que posibilitó la financiación de aquel proyecto tan determinante para la historia de la humanidad, al igual que ocurrió con otros viajeros contemporáneos. Hoy, 3 de agosto de 2022, surfeamos claramente momentos de nuestra historia humana tan trascendentales como aquellos, quizás aún más, que exigen de hombres y mujeres capaces de inspirar nuevos caminos, nuevas rutas, capaces de soñar.

Suena algo vanidoso pensarnos argonautas en medio de océanos impetuosos y desconocidos, entre otras cosas porque podemos viajar en low cost a cualquier parte del mundo, o porque lo normal, como dice Bauman, sea que en estos "tiempos líquidos" solo queramos dejarnos llevar, nada de ir a contracorriente. Pero no nos queda otra, si no llenamos la mesa de propuestas que piensen un mundo mejor, de utopías que exijan pequeñas aventuras y pongan algo de la vida en juego, no cambiaremos el rumbo de este universo que se arrastra decadentemente.

Tenemos varias alternativas en nuestro día grande. Podemos dejarnos llevar y disfrutar de la fiesta y de la playa; podemos mirar críticamente a ese Colón preludio de palabras con tanta pobreza como colonización; o podemos mirar al mundo que se nos cae e inspirarnos en la frase que se le atribuye: "El mar dará a cada hombre una nueva esperanza, como el dormir le da sueño", y empezar a navegar. Felices fiestas, y buena aventura.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios