La devoción onubense a la Virgen de la Cinta, es algo secularmente tradicional en nuestra tierra y en el corazón de todos los onubenses, estén aquí o en cualquier lugar de mundo.

Prueba de esto es recordar el gran impulso que está tomando la Hermandad de la Cinta en Madrid, con sede canónica en la parroquia de la Santa Cruz, donde centenares de onubenses que habitan en la capital de España y muchos devotos más acuden a visitarla como Madre, Señora y alcaldesa de Huelva.

Nuevamente, me comunica un gran onubense, nacido en la plaza de la Merced, León Azcárate Fajarnés, cómo la festividad litúrgica de la Virgen, en el pasado septiembre se celebró con gran solemnidad y concluida las ceremonias religiosas, todos los hermanos se reunieron en confraternidad, no faltando los tradicionales ¡Vivas! y canto de nuestra tierra, donde la Salve marinera fue eco del amor de todos a su Patrona celestial.

Son ya muchos años en que un grupo de directivos de la Hermandad se preocupan de mantener esta llama devocional que es ejemplo de amor a nuestra Patrona.

Siempre recordaremos aquella iniciativa particular de la que fuera camarista mayor Inés Vázquez García, que encargó un cuadro de la Virgen al pintor onubense J. Martín Estévez, con objeto de que en Madrid se le rindiese culto. Y fue un sobrino suyo, nuestro siempre querido y recordado amigo y gran onubense, Antonio García Ramos Vázquez, que fuera antaño presidente de la Diputación y de la Real Sociedad Colombina, quien con Juan Padilla, Agustín Moreno, Juan Márquez y otros crearon una Hermandad de la Cinta, siendo Antonio García Ramos elegido hermano mayor, cargo que ostentó hasta su muerte en 1991.

Después de algunas vicisitudes se encontró la parroquia para sede y se le destinó capilla propia. En el retablo está la Patrona de Huelva flanqueada por sendas imágenes de San Sebastián, donada por el torero Miguel Báez Espuny Litri y otra de la Virgen del Rocío, donada por el también torero Antonio Borrero Morano Chamaco.

Una capilla espaciosa y con numerosos bancos. Un auténtico rincón de Huelva en Madrid, lleno de todo ese amor y aire que desde el Conquero llega pleno de devoción y onubensismo.

Como dato curioso y muy onubense diremos que la primera misa se dijo ante el cuadro de la Virgen un día 3 de agosto de 1958, oficiada por el primer obispo de nuestra diócesis, don Pedro Cantero Cuadrado.

Las relaciones de esta Hermandad filial con la de Huelva es todo un ejemplo de amor y sentimiento choquero, que mantienen en alto la devoción cintera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios