Paso firme

Ana Vives Casas

anvives@huelvainformacion.es

Blanco y azul

Hoy ocurrirá de nuevo. Es domingo y no importa lo que haya pasado hasta el momento. No cuentan los disgustos de la semana, ni lo que pueda suceder después. Sin proponérselo, es capaz de levantar el ánimo, perfilar una sonrisa y crear expectativas. Durante dos horas (los preparativos también cuentan) nos traslada a un mundo paralelo en el que el pesimismo no tiene cabida. Hoy juega el Recre y como cada semana que lo hace en casa, el reguero de peregrinos hacia el Nuevo Colombino dibuja un arrojo que además de contagiarse logra una unión que se echa de menos en Huelva. La camiseta blanca y azul tiene ese poder que hasta ahora nada ni nadie ha sabido igualar.

No hace distinción de colores, ni de ideologías, ni de sexos ni edades. Es onubense y con eso (gran valor) es suficiente. La transparencia es parte de su éxito. Todos caben, sin excepción. ¿Se imaginan esa unidad en el resto de ámbitos? ¿En los proyectos de futuro? ¿En el trabajo por la provincia? ¿En las iniciativas para convertir a Huelva en una ciudad referente?

El Recre se ha convertido en un valor social, en una seña de identidad que cada semana reactiva un estado enérgico.

Esta tarde, el Nuevo Colombino será un hervidero de emoción. Las taquillas no han parado durante la semana y la apatía que se presupone a los onubenses se ha quedado en casa. Con el Recre no hay pasividad, no cabe ni planteársela.

En tiempos malos, difíciles o complicados sacamos el brío cuando se trata del Decano y cuando nos da buenos momentos como los actuales, nos evade de cualquier tempestad. ¡Qué grande!

Precisamente, esta semana comentaba a unos empresarios de fuera el momento dulce por el que pasaba el Recre y las opciones de subir de categoría el mes que viene. "¿A Primera?", me dijeron. Cuando les contesté que no, no podían entender el peso que le otorgamos a un equipo de Segunda B. Es normal, aquí es un orgullo y una seña de identidad.

La disposición de cada uno es esencial para lograr ese sentimiento y no estaría de más que la aplicásemos para conseguir que Huelva deje de ocupar los puestos de cola en el empleo, en el desarrollo, en inversiones o en todo aquéllo que nos haga avanzar.

Pongámonos la camiseta albiazul para impregnarnos de positivismo y aparcar la crítica fácil de todo cuanto se inicia o se proyecta en la ciudad. Seguro que ayuda a andar el camino. Hacen falta más factores, claro que sí, pero por alguno tenemos que empezar.

Pensemos en blanco y azul.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios