Paso firme

Ana Vives Casas

anvives@huelvainformacion.es

A cada cual, lo suyo

Sueldos más bajos de lo estipulado en otras comunidades y países; una inestabilidad que impide hacer planes a corto y medio plazo y, encima, unas situaciones de inseguridad que a veces rozan actitudes heroicas para poder soportarlas. Quién iba a pensar hace años que es una parte de la realidad que viven los profesionales sanitarios en nuestra provincia.

El propio Servicio Andaluz de Salud (SAS) reconocía recientemente las dificultades que hay en Huelva para dotar a los diferentes centros de salud de médicos de familia y pediatras. De hecho, Huelva es la provincia donde a cada médico de familia le corresponden más pacientes.

En el SAS lo saben y trabajan para encontrar una solución. La fidelización de los residentes que acaban su formación es uno de los tratamientos que se estudia para corregir esta situación, que de no cambiar creará un auténtico problema. Bueno, lo agravará porque la necesidad de personal ya existe desde hace tiempo.

La administración también piensa en la jubilación voluntaria hasta los 70 años para los facultativos, lo que mantendría en el sistema durante más tiempo a médicos y resto de profesionales. No está de más.

Lo que resulta curioso es que en Huelva se hayan dado situaciones como la de hace unos meses en el Hospital Infanta Elena, donde se lanzó una convocatoria para 16 especialistas y sólo acudieron tres. ¿Qué es lo que pasa? ¿No hay profesionales? Las estadísticas nos dicen lo contrario. El Colegio de Médicos también, aunque alerta de la caída en la última década del número de facultativos y la aproximación, cada vez más, de la plantilla a la edad de jubilación.

En Enfermería se repite el esquema y además deja situaciones aún más paradójicas. A pesar de que es la disciplina con mayor demanda en el campus universitario de Huelva y de hecho se lleva la nota de corte más alta, faltan profesionales.

¿Qué ocurre entonces? Pues que no se cuida al profesional. La inestabilidad laboral y los bajos sueldos no retienen a nuestros sanitarios. De hecho, la Enfermería es la especialidad más demandada en el extranjero, según varios estudios que han visto la luz en los últimos meses. Qué pena que se valoren las capacidades más fuera que dentro… Qué rabia que dejemos escapar el talento de nuestros profesionales. Qué impotencia ver cómo se descuida lo que más valor tiene en nuestro sistema: la profesionalidad. Pues ojo, que sin cuidados ya se sabe, la salud se resiente. ¿No creen que compensa mejorar las retribuciones y, aún mas, las condiciones laborales de los facultativos?

No tengo duda. A cada cual, lo suyo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios