El faro

Atrapada en el tiempo

Todos los años surge el mismo debate en torno al tren de Alta Velocidad, que acaba siendo infructuoso

Huelva sigue atrapada en el tiempo. Como la película de Harold Ramis, protagonizada por Bill Murray y Andie MacDowell, un clásico de los noventa, la capital onubense revive continuamente la misma secuencia, la de un tren de Alta Velocidad que no llega, y se despierta cada día en el punto de partida, en aquel en el que se anuncia la llegada del AVE, pues todo se ha quedado en sólo eso, en un mero anuncio.

Todos los partidos políticos coinciden en que el tren de Alta Velocidad es fundamental para el desarrollo socioeconómico de Huelva y provincia, pero las infraestructuras ferroviarias para el AVE no terminan de ejecutarse. Todos los años surge el mismo debate, que acaba siendo infructuoso, pues no va más allá. Es necesario una fuerte apuesta por parte del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y que se destinen las partidas económicas necesarias para que sea una realidad y no se da nada de ello. Los Presupuestos Generales de Estado de 2022 sólo contemplan 34.000 euros para la línea de Alta Velocidad entre Sevilla y Huelva

Phil Connors, el protagonista de la película de Harold Ramis, tuvo que cambiar de actitud para no seguir atrapado en el tiempo, Huelva también ha cambiado de táctica y mira ahora a Portugal, al AVE a Faro, que a través de Huelva conecte con Sevilla. Se opta por una nueva alternativa, pero al final todo dependerá del Gobierno de España, de su interés por culminar en la capital onubense la línea ferroviaria Madrid-Sevilla, que se inauguró el 21 de abril de 1992, 471 kilómetros de distancia, y no ha sido capaz hasta ahora, más bien ni se lo ha propuesto en serio, a las pruebas me remito, de construir los 96 kilómetros de vía que separan ambas capitales andaluzas.

Hasta cuándo estará Huelva atrapada en el tiempo. Cuántas décadas deberá esperar para contar con unas infraestructuras de la comunicación que son una reivindicación histórica. Fue a finales de la década de los ochenta, siendo alcalde de la ciudad Juan Ceada, cuando se empezó a fraguar el proyecto del AVE a Huelva, éste se retomó en el 2000, ya con Pedro Rodríguez en la Alcaldía, y se incluyó en el Plan de Infraestructuras 2000-2007. Veintiún años después sólo tenemos la nueva estación, operativa desde abril de 2018, y todo apunta a que la capital onubense, en materia de Alta Velocidad, seguirá atrapada en el tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios