Análisis

Juanma G. Anes

Los retornos y la ausencia

Esta era una semana para hablar de esas dudas que, hasta que no se abra el dichoso sobrecito, no terminarán de resolverse. Mientras seguirán nuestros temores por si todo continúa a trompicones, con el miedo en el personal a que se tengan, de nuevo, que apurar los plazos si los planes B, C, D y E (últimamente tenemos más planes que el jefe del Equipo A) tampoco salen bien. Todo eso con el lamentable retraso de cada año en la planificación, porque no aprendemos. Y, de fondo, siempre el mismo pensamiento: ¿de verdad nadie pudiente de aquí va dar el paso para gestionar una entidad que, como ha quedado más que demostrado, incluso en sus peores momentos mueve masas de manera espectacular? ¿Son realmente conscientes los de aquí del retorno de imagen e, incluso, económico, que podría acarrear el echarse adelante ahora para tratar de domar el Decano si las cosas salen medianamente bien a medio plazo?

Claro que estos días también invitan a hablar, cómo no, de esos personajes que tratan de crucificar a Rafa Nadal -que digo yo que algún respeto se habrá ganado el hombre- por atreverse a hablar de política mientras a otros deportistas, que tienen menos coherencia que un astronauta con vértigo, esos mismos listos aplauden -mientras babosean- hasta rabiar por hablar exactamente de lo mismo. O también se podrían echar unas líneas divagando sobre el inminente Mundial y las opciones de España en el mismo (mira, ya que hemos tocado el tema de la incoherencia, ahí también tenemos materia…). Tampoco es mal momento, para aquellos que les gusta el baloncesto, para hablar de ese sueño del Enrique Benítez de dar un buen salto, de los play-off de la NBA y de esa bestia llamada Lebron James o de las eliminatorias más cercanas, las de la Liga ACB…

Pero todo eso ha quedado ensombrecido por don Manuel Ortiz Trixac, nuestro querido Boby, que deja en esta tierra un hueco irremplazable. Este que escribe jamás podrá olvidar su sonrisa y el cariño que siempre mostró. El mayor de los abrazos para sus familiares y amigos. Se nos ha ido un grande de los de verdad. Descanse en paz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios