Análisis

Manuel gómez Marín

El purgatorio de una zarandeada Segunda B

Todavía recuerdo el impacto del primer descenso del Recre a este pozo en la 1990-91

La fragmentación de la Segunda B con 102 equipos disminuye la salud deportiva de la categoría, la sostenibilidad y la competencia, ya de por sí precarias y descompensadas. Y también destaca que entre tantos clubes aparecen algunos fuera de la escena del mapa habitual y teniendo el máximo respeto por sus trayectorias humildes, su dedicación y sus loables esfuerzos por militar en categorías antes soñadas y ahora disfrutadas por méritos y las circunstancias de una pandemia donde hay beneficiados y perjudicados.

Y saco esto a relucir porque todavía recuerdo el impacto del primer descenso del Recreativo a este pozo (ocho ciclos sacando agua en el hundimiento) al entonces grupo IV en la temporada 1990-91 punteando los rivales: Los Boliches, Fuengirola, Estepona, Telde, Marino, Las Palmas Atlético... Claro el más sorprendente era Los Boliches, un club muy modesto y campo de albero situado en un barrio alejado y perteneciente a Fuengirola, ahora está todo unido por el progreso, pero hace 30 años localizar el sitio era dando bandazos bajo el dicho "preguntando se llega a Roma" y sufrir a conciencia.

Y en este subgrupo A en esta acción y efecto de revolución entre los equipos canarios hay dos conocidos (Las Palmas Atlético y Marino) y un tercero que riza el rizo: U. D. Tamaraceite, popularmente conocido como 'Támara', ubicado en el histórico barrio del mismo nombre de la capital y fundado en 1966. Y disculpen las molestias y mis más profundos respetos, pero a cualquiera neófito lo primero que le relaciona es con una empresa de aceite de oliva virgen. Tamaraceite estuvo sin competir entre 2010 y 2015 para volver en Segunda Regional y marca un hito con lágrimas de emoción por un ansiado ascenso. Y claro para los equipos históricos, caso del Decano, no hay mayor sentencia que padecer todas las penas en este purgatorio de 2ª B teniendo la existencia real y comprobada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios