Análisis

mANUEL cAMACHO

La lección incomprendida

Krypteia se presentó al pliego para la compra de las acciones del Recreativo y superó, según la Mesa de Contratación, los dos filtros establecidos, el sobre A y el B. Mucho han tenido que mejorar las condiciones el grupo que lidera Javier Jiménez para pasar de desahuciado a aspirante con todas las de la ley. Ahora tendrán que ser la Liga de Fútbol Profesional y un experto independiente en materia futbolística los que tengan que dar el visto bueno a la venta. Pero detrás de todo eso y pase lo que pase hay cosas que no pasan desapercibidas.

Ha venido a decir el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, "que no hay divorcio entre el consejo y Krypteia porque Krypteia es sólo un aspirante a comprar el club". Permítanme reiterar que si Krypteia es sólo un aspirante, ¿cómo quiso imponer la campaña de socios y cómo está presente en todas las maniobras del club en las últimas semanas? Krypteia, desde que unió lazos con Eurosamop, se ha sentido tan dueño del club que ha terminado por encender a todo el mundo. Esa es la realidad.

Si finalmente el grupo de Javier Jiménez es el adjudicatario de las acciones del Recre, queda claro que habrá revolución y limpia de todo lo que huela a lo anterior, especialmente el consejo. Así las cosas, el club sigue en la vorágine no deseada. Los profesionales intentan abstraerse, pero todo se termina ensuciando porque hay bandos y unos apuntan al norte y otros a la parte opuesta.

Más allá de lo que acontezca en breves días, al menos eso se espera, el Recre ha vuelto a quedar retratado por las maniobras de los que lo componen. No es cuestión de buscar culpables porque sería largo y chocante. Pero no es la imagen que el Recre merece. Menos mal que su afición sigue dando lecciones de comportamiento y seriedad. Menos mal que esa masa social tan pisoteada sigue enarbolando la bandera en su máxima pureza. Menos mal.

A ver si de una vez, los que tienen que tomar las decisiones, son capaces de ver la importancia de todo esto. Da fatiga escribir siempre de lo mismo. De ahí el cansancio. Pero a ver si a fuerza de tanto repetirlo somos capaces de aprender la lección. Pero da la impresión de que no pasamos de Primero de Primaria.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios