Qué hacer para que sea oficial

Hace ya más de un siglo fue necesario delimitar un recorrido que configuró la Carrera de los cofrades, que en principio no sería oficial, pasando sólo por Plaza de las Monjas, Palacio, Concepción y Ayuntamiento. Ya la revista Mater Dolorosa, en los años 30, hablaba de la necesidad de una oficialidad. Y en 1943 se hizo un poco más regular, incluyendo la Gran Vía, aunque con distintos cambios de sentido. En el año 1993, aunque con un mal desarrollo, sufre un cambio de ubicación definitivo, pasando por La Placeta, haciendo única Estación de Penitencia, recuperándose en su momento el pequeño, por desgracia, casco antiguo que aún queda en nuestra ciudad, rescatando calles céntricas, como Hernán Cortés, Bocas, Murillo, por las que hoy en día todas las cofradías quieren pasar basándose en tradiciones absurdas, a veces inventadas.

Este año, el Consejo ha tenido a bien ampliar la Carrera Oficial por la Gran Vía, con la recolocación de los palcos por las distintas obras del antiguo edificio de Hacienda y el del Banco de España, que afean el discurrir de las cofradías. Esto supone un gran esfuerzo por parte de casi todas las hermandades, haciendo que algunas tengan que adelantar su horario de entrada en Carrera Oficial y que otras hayan tenido que cambiar sus itinerarios de vuelta.

Hace ya casi treinta años, una revista cofrade muy conocida, publicada por aquel entonces, y que causaba gran controversia entre algunos puristas, El Contraguía, dirigida por José Miguel Torres Álvarez, aventajado en el tiempo, hacía duras críticas y ya adelantaba todo lo que está aconteciendo en esta última etapa. En todas sus ediciones trataba, junto al tema de los aún trillados Estatutos, el asunto de la Carrera Oficial, de los cambios de sentido, del mal desarrollo de la misma, de la necesidad de unir criterios e intereses por parte de todos, una tarea difícil. Atrás quedaron esos años, en los que con un rigor estricto no conocido había sanciones y suspensión incluso de diputados de gobierno por incumplimiento de horarios.

Carrera Oficial, nunca al gusto de todos, que tantos ríos de tinta ha vertido, tema favorito de tertulias de esquina, que debe reunir unas condiciones propicias y seguras, como así se demuestra, ya con un organismo como es el Cecop, que vela por la seguridad para realizar una Estación de Penitencia unitaria donde, por el bien de nuestra Semana Santa, todas las hermandades deben ir al unísono, y más este año tan especial por la ampliación de esta Carrera, llamada Oficial.

Los mismos dimes y diretes, es necesario un estudio profundo y esfuerzo por parte de todos, en el que haya un consenso. Hay que ver las cosas más allá del color de nuestra hermandad, no verse así misma sin tener en cuenta a las demás. Si en un pleno de hermanos mayores se toma una decisión por mayoría, hay que llevarla a cabo, no dar imagen de desunión; hay que cambiar de actitud en beneficio de nuestra Semana Santa. No debemos saltarnos artículos de los vigentes estatutos, pues, hasta que no se aprueben otros, son los que están en vigor. No sé si será una utopía pero si no pasamos por Carrera, qué bien vendría entregar los 4.240 euros de subvención por los palcos, por ejemplo, para sostenimiento de la Casa Santa María de los Milagros, y pensar que algún día, por fin la Carrera se hace Oficial.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios