Análisis

Manuel gómez Marín

Del gesto al recreativismo a la cruel realidad del vestuario

Ningún jugador esquiva su mal humor acompañado de la pesadumbre e inquietud

En este Decano singular donde lo más increíble resulta hasta posible existe todavía hueco para la siguiente sorpresa, que no última, que sería inimaginable. Ahora, se aceleran todas las gestiones para eludir las consecuencias del temporal de las cuentas bancarias vacías en la misma medida que el alcalde trata de apaciguar la tempestad persistente por la agitación de los ánimos. A falta de alternativas económicas y fiabilidad en la venta se habilita la modificación de los estatutos del Decano para conmemorar feliz 129 cumpleaños y desearle felices fiestas al recreativismo teniendo en el escaparate al presidente, el Trust y a la Federación de Peñas por imperativo legal en la firma del armisticio.

Un gesto para aliviar el presente cruel y pendiente de la gesta de un futuro salvador. ¿Y el dinero pa cuándo? Sólo falta afianzar al Ayuntamiento en su gestión o convencer a un presunto comprador de que no será el dueño absoluto poniendo su parné en una SAD. La realidad es otra: el cabreo elevado al infinito en vestuarios. Ningún jugador esquiva su mal humor acompañado de la pesadumbre e inquietud: "Queremos cobrar todo", "el alcalde incumple", "decisiones rápidas". Ya sólo falta el cartel ¡Sálvese quién pueda!

La plantilla ha ido marcando las fases de la gravedad del asunto. Una declaración de intenciones, tras la victoria frente al Atlético Malagueño (cuatro de noviembre); camisetas blancas con "solución ya" ante el Sevilla Atlético (uno de diciembre) hastiada por las mentiras del patrón; y en La Línea (nueve de diciembre) la protesta de los jugadores abrazados inmóviles 30 segundos. Una vergüenza y afrenta expuestas al fútbol español de su principal icono. Dos partidos seguidos en Huelva y al cierre de año con el vestuario autorizado para ejecutar acciones individuales en defensa de sus derechos laborales y las garantías de prevención de riesgos en su trabajo. ¿Y el dinero pa cuándo?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios