HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

Juanma G. Anes

Un esfuerzo mirando al cielo

Estoy convencido de que hay días (y semanas o meses seguidos, que se dice pronto) en los que aquellos que arrimaron el hombro hasta casi quedarse sin él se preguntan si todo esfuerzo mereció la pena, si no hubiera sido mejor tirar la toalla y empezar de cero o, ya que estábamos, ni empezar, tragarse mil sapos y gritar sanseacabó. Y es que duele demasiado, después de todo lo vivido, acostarse los domingos y despertar lunes tras lunes con los horrorosos resultados de un equipo resucitado por los suyos que, eso sí, tiene una regularidad aplastante: un día es un desastre y, al otro, también.

Aunque cada cual tendrá su más que respetable opinión aquí uno, al final, se convence de que sí, que pensándolo bien todo esfuerzo mereció la pena, porque aunque vamos de batacazo en batacazo incluso cuando se hacen las cosas de forma notable (en 2019 nos llevamos dos palos gordos en quince días, algo difícil de superar), entiendo que al final esto tendrá su recompensa aunque sea a largo plazo, tal y como sucedió con aquella otra caída al pozo de los 90 que nos dejó también muchísimas heridas por el camino. Y porque en realidad se hace por la historia, por el escudo y por la camiseta pero también por nosotros mismos, porque el Decano forma parte de nuestras vidas y no entenderíamos nuestro día a día sin él.

Yo creo que Dios nos hizo de Huelva para que disfrutáramos del auténtico paraíso: una Sierra espectacular, unas playas inimitables, un Andévalo y una Cuenca Minera mágicas, un Condado señorial, nos otorgó manjares envidiados por todo el mundo, una riqueza cultural sin igual, El Rocío, Doñana, gente maravillosa, nos eligió para ser cuna del Descubrimiento… y luego ya nos dejó el Recre para sufrir, qué le vamos a hacer. Pero ahora que flaquean las fuerzas y dan ganas de rendirse me quiero acordar de alguien de nuestra otra familia, la familia recreativista -ésa que tanto nos une-, y que se ha ido demasiado pronto. Iván, seguidor fiel, alegre y cariñoso, por ti, por todos los que nos dejaron y por las personas que ahí siguen dando ejemplo, seguiremos arrimando el hombro. Estoy seguro de que ya estás cuidando como nadie del rincón más blanquiazul del cielo. Descansa en paz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios