Análisis

Pilar cernuda

Los dineros del rey Juan Carlos

Mal aconsejado, enamorado de la persona menos indicada, temeroso de que llegaran días de penuria económica como la que sufrieron sus padres y abuelos, Juan Carlos I está en una situación que daña su figura, a la Corona y deja en segundo plano su principal patrimonio: acometer la difícil tarea de convertir este país en una democracia plena tras 40 años de dictadura. Se empeñó en dotar a los españoles de una Constitución que garantizara la libertad e igualdad para todos.

El Confidencial da una vuelta de tuerca a la difícil situación del Rey emérito al publicar los documentos que demuestran, con su firma, que avaló la creación de una sociedad off shore para ocultar 65 millones de euros que le donó el rey saudí. Don Juan Carlos impulsó esa sociedad o permitió que la impulsaran sus consejeros suizos con el fin de ocultar dinero a Hacienda. Luego llegó el traspaso de ese dinero a Corinna Larsen, como desveló ella, una mujer despechada que pretendía hacer daño al hombre que la había dejado, y lo consiguió. Eso no exime de responsabilidad al Rey emérito, a quien nadie puso una pistola en el pecho para donar todo su dinero a su entonces amante, pero demuestra que una mala compañía destroza biografías.

Son (somos) pocos los españoles que sienten agradecimiento a un Rey que hoy vive momentos amargos. Agradecimiento y afecto, porque España no se habría convertido en un gran país si la Jefatura del Estado no hubiera recaído en don Juan Carlos. Sólo el afecto, y la mirada retrospectiva, permiten salvar su imagen, pendiente de lo que determinen jueces y fiscales sobre su inmunidad, cuestionada tras su abdicación. Hay un elemento que sí debe resaltarse: no ha hecho negocios con dinero público, no hay una sola prueba de que recibiera comisiones por el AVE. Los millones fueron un regalo del rey saudí; su pecado: tenía que haberlos declarado y no lo hizo. Es pecado, pero no anduvieron muy finos sus asesores, cuya obligación era guardar al Rey de las tentaciones. De todas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios