Análisis

mANUEL cAMACHO

Un corazón que no late

Prometo que me gustaría escribir de otra forma. O mejor dicho de otras cosas. Utilizar palabras verdes. Llenas de contenido esperanzador. Pero no me sale. Y prometo que la victoria del otro día en el Nuevo Colombino ante el Córdoba B me dejó en paz. Más que una alegría sentí alivio. Supongo que es por la situación de angustia prolongada. Los cuerpos se van adaptando a todo. Y de ahí que cuando llega un triunfo importante no seas capaz de expresar del todo lo que sientes. Y así una larga retahíla de opiniones de recreativistas con el corazón encogido. Me preocupaba que fuese sólo yo. Pero no. Son muchos desde el prisma del mismo sentimiento que describo.

Y a este punto se llega cuando tu organismo ya no siente casi nada con respecto a una determinada situación. No es que dejes de ser recreativista, no. Pero son tantas las penas que la alegría no comparece. Ya, como tantos otros, el deseo es que acabe la temporada lo mejor posible y esperar nada. No hay, en estos momentos, expectación alguna por lo que pueda venir en el futuro. Supongo que es el presente el que manda y el presente es tan apabullantemente negativo que tu mente no es capaz de despejar las nubes.

Pasará la tormenta, llegará un nuevo verano y seguramente volverán a regenerarse las células muertas o dormidas. Y dentro de esa perspectiva que ahora mismo no vemos por todo lo que rodea al club, me gustaría hacer una petición sincera sin que nadie se lo tome por lo personal.

Hace falta una limpieza integral, adecentar el Colombino, arreglar la ciudad deportiva, poner en valor un proyecto consecuente, decir toda la verdad, apostar por la cantera, dejar de poner como los trapos al compañero cuando no esté delante, ampliar el círculo decididamente a la provincia, despolitizar el club. Y que el consejo de administración tenga voz y voto. Sólo así, cuando esté todo, se le podrá exigir a una afición que hasta el momento es la única que ha ido con la cara descubierta por delante.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios