Análisis

Manuel gómez Marín

El cambio radical del protocolo no profesional

Y ahora se permite el arranque sin la exigencia de test. Del abatimiento a la perplejidad

Los jugadores del fútbol no profesional asumían sus temores y preocupaciones que afectan a sus relaciones laborales reguladas por el R. D. 1006/1985, que especifica que son deportistas profesionales, al margen de la calificación de la categoría "no profesional". Las negociaciones sobre protocolo sanitario tuteladas por el CSD sufrían vaivenes, pero el 'gobierno del insomnio' dice que las mascarillas son voluntarias para el entreno y en las competiciones, sin PCR obligatorios, sólo la recomendación 72 horas antes del inicio de las mismas y test rápidos en ciclos puntuales y la presencia de 1000 espectadores con las distancias previstas ¿cómo harán los clubes la distribución y las elecciones de abonados y aficionados en general para contentar a todos?

El tejemaneje del fútbol no profesional es lamentable. Antes la inseguridad del protocolo porque la salud es primordial y estos entornos no tenían recursos de fiabilidad. Y los clubes acojonados ¿Quién asumirá el alto coste de los PCR? Y ahora se permite el arranque sin la exigencia de test. Del abatimiento a la perplejidad, del pánico a la confusión. Aquí, la Junta de Andalucía garantiza las pruebas gratuitas a todas las federaciones deportivas.

Y de los 102 equipos, el Deportivo enrabietado sin resignarse al batacazo con más de 80 millones de deuda y la situación mercantil del Córdoba, una deuda estimada de 10 millones de euros, con dos sociedades (Unión Futbolística Cordobesa SAD y Córdoba C F SAD) y pendiente de resolución este enredo judicial por parte de la RFEF, que tiene la potestad exclusiva de otorgar las plazas de sus competiciones mirando el espejo retrovisor político. Esta historia de quiebra y recompra puede cambiar los cimientos del fútbol nacional. Si la Unión Futbolística Cordobesa obtiene su inscripción sería el primer equipo español (cambia de nombre y propietarios) en conservar su plaza bajo la trama de sus deudas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios