Análisis

Manuel gómez Marín

La afición espera al Recreativo más ambicioso

Esta afición engañada y vuelta a ilusionar, nunca ha dejado al equipo a la intemperie

M OMENTO especial de plenitud y de optimismo para ratificar la reconstrucción de Salmerón con récord en las 12 temporadas en Segunda B: 20 refuerzos entre verano e invierno sin doblar los puestos de laterales. El fin es claro, la ambición real de ir hacia arriba, o bien, mantenerse en el umbral de las expectativas sin perder el horizonte. De las cinco bajas, excepto un aprovechado Traoré, tres cubrieron el dossier (Hernández. Ismael y Segura) y rotundo fracaso del atacante estrella Lolo Plá eclipsado por los jóvenes canteranos Caye, Barroso y Quiles. Y de las tres altas, la promesa Charaf llega a la medular donde se cita una manifestación para reclamar un puesto.

Y en esta nueva apertura de subidón de fiebre ascensora, el deseo es no volver al toque del cuento de la lechera. El balance del tramo de la segunda vuelta es el mismo del arranque de Liga: dos victorias y un empate, que fomentó tantas esperanzas atractivas. Salmerón tiene tres fichajes esperados: Marc Caballé, Carlos Martínez y Ródenas, que ya están adaptados y con exámenes de notas por delante.

Los actores principales del Recre, cuerpo técnico y jugadores, tras la conexión a la ruta del grupo de favoritos, piden que cada jornada en el Nuevo Colombino se produzca la mejor entrada de manera progresiva hasta el lleno para que el aliento sin desmayo de la grada le acompañe en el viaje que resta tan duro y competitivo.

Esta afición sufridora y desencantada, engañada y vuelta a ilusionar, nunca ha dejado al equipo a la intemperie. Este plantel recién llegado no tiene ni idea de lo que es capaz el único patrimonio de valor permanente que le queda en pie al Decano con orgullo, fidelidad, compromiso y pasión. El aficionado que se concentra en el estadio, al margen de la climatología, se siente más protagonista que el elenco que debe responder con sus deberes en el escenario para cumplir a la altura de las exigencias.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios