Análisis

francisco andrés gallardo

RTVA negra

En RTVE las cosas no estaban a ojos vista peor que en la RTVA. En Prado del Rey, con la ayuda tramposa de los patrocinios, las cuentas no estaban en números rojos, pero para PSOE y Podemos la situación era insostenible y hacían mucho barullo por las protestas de los redactores, todo fuera por desgastar al PP de Rajoy. Ahora en Canal Sur pese a los Miércoles Negros, las protestas salariales de los programas de las productoras y hasta con sentencias de despidos improcedentes, todo va como la seda. Incluso Juan y Medio campa como jinete a sus anchas. Es el director general in pectore. El que maneja la pasta.

En esta campaña electoral nadie quiere acordarse de Canal Sur, no les vayan a desmigajar las apariciones en los informativos o a sacarles el perfil malo. O a moverle la nómina a los consejeros. La pluralidad y la ausencia de manipulaciones convierten a nuestra autonómica en una sucursal de la BBC. Aunque ahí están los datos: Canal Sur se ve menos que nunca. Interesa a poco más del 8% de la audiencia, con una población que no se ve reflejada en el copleo, el marujeo, los flamenquines renegríos, los niños místicos y Toñi Moreno y viceversa.

La presidenta Susana Díaz ganará las elecciones, pero su victoria estará a la altura de la pobre cuota de audiencia de su cadena. Los votos del PSOE van paralelos a la aceptación de Canal Sur. La candidata socialista pregona en sus mítines una Andalucía moderna, que los jóvenes tienen futuro y que van a hacer un puñao de inversiones de la repera. Pero si mirara su centralista Canal Sur se encontraría con todos los tópicos que llevamos a cuestas con Andalucía de Fiesta o Yo soy del Sur (a los que no nos gustan las sevillanas fuera de temporada no somos dignos de sentirnos andaluces ¿no?). Canal Sur es un problema que nadie ha querido resolver. Después de las elecciones alguien tendría que interesarse por dentro y cotejar la rentabilidad de la abultada plantilla, el accionariado de ADM o a qué viene tantos y tantos espacios, tan malos, producidos por los de siempre. Por ejemplo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios