Mira que has sido un año puñetero. Espero que en lo poco que te queda no nos des ninguna sorpresita de las tuyas y, sobre todo, que no se cumpla aquello de que 'más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer', porque ya sería la releche. No hace falta nombrar todo lo importante que nos has quitado, empezando por miles de vidas y siguiendo por cientos de miles de trabajos -ya es 'mala suerte' que España sea el país peor parado…-, así que ojalá te vayas con viento fresco y 2021 se presente bien distinto, vacunas mediante. Y esperemos que con otras muchas cosas decentes también.

En lo que a este rincón concierne nos obligaste a alejarnos de los nuestros demasiado pronto; lo que se echa de menos un domingo en esa maravilla que es el Paseo del Ría para luego entrar a ver a nuestro Recre. También nos robaste esos desplazamientos en los que la afición decana presume de escudo y de condición en territorios comanches; está más que comprobado que a los fieles les da igual que el primero de España juegue en Santo Domingo o en el Santiago Bernabéu: siempre hay albiazules acompañando al Decano vaya éste el primero o esté en la cola, que ya tiene mérito. Ahora estamos hartos de pasar nervios por la pequeña pantalla pero ni así podrás con nosotros. Eso sí, la facturita del cardiólogo ahí nos quedará, sin duda.

A ver si en este último mes que te viste, odioso 2020, te dignas en hacerle un guiño a los nuestros para que regresen de San Fernando y de las Canarias con un colchón de puntos considerable, que hay que seguir mirando arriba como sea en esta temporada tan loca e impredecible. Dentro de El Club hay mucha gente partiéndose la cabeza para que, en estas horribles circunstancias, todo parezca que va normal. Fuera, miles de abonados volvieron a mostrar su respaldo a lo que significa la herencia de los Mackay y compañía, así que todos esos se merecen unas navidades en las que, al menos en lo futbolístico, se mantenga la ilusión. Dentro de poco es el cumpleaños del Abuelo y ya sabes que a un veterano hay que tratarle mejor que a nadie; ponte a ello ya. Lo dicho, 'querido' 2020: ha sido un deshonor haberte conocido. Hasta nunca jamás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios