Análisis

Juanma G. Anes

...Y Marc de referencia

Hay ciertas máximas que, a todos los que nos dedicamos, de una u otra forma, a esto del periodismo deportivo, nos conviene respetar hasta la extenuación. Ya saben: en una retransmisión de baloncesto es pecado que, si queremos que un certero tirador anote un tiro libre decisivo, destacar en ese instante que se trata "de un jugador muy seguro que no ha fallado ningún lanzamiento desde esa distancia en todo el partido".

Créanme: en el 90% de las veces, el 'siempre fiable jugador' la pifia en este momento y el telespectador, de forma instantánea, se acuerda de la familia entera del narrador dedicándole no muy agradables palabras. Lo mismo suele ocurrir en el fútbol con un penalti crucial. Y así, hasta el infinito en todas las modalidades deportivas.

Digo esto porque basta conque aquí se ponga en un pedestal a un jugador para que, al día siguiente, cometa una 'gamba monumental' y, de esta forma, los lectores recuerden al autor de esta columna y a toda su parentela, pero necesito arriesgarme para alabar la figura de Marc Martínez. Ya la temporada pasada, pese a un inicio titubeante (¿quién no titubeó el pasado curso?) fue, junto a Lazo, el más destacado del grupo, pero es que en este nuevo proyecto está exhibiendo una jerarquía espectacular. Que se haya quedado en el Decano pudiendo dar el salto al fútbol profesional ha sido, para mí, la gran noticia del verano, el 'mejor fichaje' posible.

No sé hasta dónde nos llevarán Marc y el resto de los pupilos de Salmerón en este -hasta ahora- ilusionante proyecto, pero de lo que no me cabe duda es que el guardameta tiene mimbres para ser un gran referente como aquí lo fueron César, Toño, Guaita, Fabricio y compañía. Estoy casi seguro de que él ya forma parte del lado favorito de los casi 9.000 abonados que tiene el club (que, por cierto, después de la que ha caído y sigue cayendo, se merecen un monumento todos y cada uno de ellos). Uno jamás olvidará aquella mano milagrosa que metió en Granada en laantepenúltima jornada de liga, ésa que nos salvó de un auténtico desastre posterior. Ojalá algún día podamos recordarlo también por otra parada vital pero en otro contexto muy diferente. Esperemos que todos los elementos acompañen...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios