Análisis

NArciso rojas

Linces en Irlanda

Cuanto más lejos mejor. Es una de las premisas del rugby. Desde los clubes más pequeños a las grandes selecciones nacionales, todos sienten una irrefrenable sensación de ahogo si no andan proyectando ir a algún lugar remoto para ver si el planeta rugby existe allí y enfrentarse a otros de su especie. El Tartessos ya tiene experiencia en estas lides tras su viaje a Inglaterra de hace unos años; y ahora vuelve a la carga. En los equipos de su cantera ya comienza a instalarse el espíritu viajero. El objetivo que parece fijarse a meses vista es Irlanda. Los jóvenes linces llevan años viajando por Andalucía, con alguna visita esporádica al Algarve. Esos desplazamientos han servido para aplacar las voces que, conforme el rugby se iba haciendo dueño de sus cabezas, empezaban a susurrarles nombres exóticos y lejanos en los que había gentes dispuestas a batirse el cobre en un campo con ellos. Pero esas voces, conforme se las alimentaba se hacían más fuertes, y ahora demandan su ración. Ya no vale Sevilla, ni Loulé, ni Cádiz, ni Granada; ahora quieren más, y hay que pagar el peaje, porque si no, no estaríamos hablando de rugby. El espíritu viajero de este deporte se apodera de todos los que lo practican, como un Dios más de una religión politeísta (otro día hablaremos de otros que habitan en el Olimpo, o en el Otris…), debe ser contentado para que el equipo pueda sentirse parte del juego. Hay una obligación de ir a medirte con equipos lejanos, contrastar ideas y filosofías, aprender y enseñar. Un partido en tierras lejanas es un rito iniciático para los más jóvenes del Tartessos. Club y entorno se van a conjurar para hacer que los linces viajen a la Irlanda a jugar a un rugby medicinal a una dosis más elevada; porque antes de un partido allí la boca también se secará, el nudo en el estómago también estará, y a su alrededor habrá mariposas revoloteando; pero ¡qué demonios! Todo eso pasará a miles de kilómetros de casa, y nada será igual. Los cachorros de lince crecen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios