Análisis

FÁTIMA DÍAZ

Efrén al rescate

La situación de Mujeres y hombres y viceversa es completamente crítica. El dating show está pasando por el peor momento de su existencia en cuanto a audiencias se refiere. Después de ser desterrado de Telecinco a las tardes de Cuatro a principios de 2018, el programa regresó a las mañanas de la segunda cadena de Mediaset antes del verano, pero sus datos apenas se han visto revitalizados. En noviembre, y como penúltimo revulsivo para intentar dar un golpe de efecto, Mediaset decidía sustituir sustituir a la presentadora, Emma García, al frente del formato desde sus comienzos, por Toñi Moreno. Sin embargo, los índices de audiencia no tradujeron este cambio en una mejora de los datos. Ahora, la dirección del programa ha ideado un revulsivo para tratar de lograr que el formato regrese a sus orígenes. El regreso de Efrén Reyero, uno de los primeros tronistas de la historia del programa, es la primera parte de la meditada estrategia. Con este viaje al pasado, Vasile y la productora Bulldog quieren emprender una senda de regresos sonados que ya iniciaron hace unos meses con la vuelta de tronistas ilustres, como Alberto Santana o Noel Bayarri.

Hace una década, allá por finales de 2008, Efrén celebraba su final en la que terminaba decantándose por Soraya, ante 3,2 millones de espectadores y un estratosférico 27% de share. El cuento ha cambiado, y mucho, para este malagueño, que lleva ya una semana en su renovado trono y que ahora es cuando se está dando cuenta del cambio de aires, y de nivel cultural, del espacio.

Además de por su masivo seguimiento, durante la participación de Efrén hace once años también se produjo uno de los episodios más bochornosos del concurso. Tan sólo unos días después de elegir a Soraya, en vez de a Virginia, las dos finalistas, saltó la noticia de que el ex futbolista malagueño mantenía una relación con una de sus ex pretendientas, saltándose por completo las reglas del programa. Tras las pertienentes disculpas a los espectadores de boca de Emma García, Soraya volvía a sentarse en el plató para pretender a otro tronista reflejando la segunda oportunidad que le daba el programa para encontrar el amor y poniendo en evidencia a un mentiroso Efrén que quedó como un trapo delante de la audiencia.

Precisamente recordando este episodio se produjo la presentación de Efrén, quien se excusó aludiendo a que antes entre la grabación y la emisión pasaba más de un mes; tiempo suficiente, al parecer, para romper con una y encontrar a otra. Efrén ya se puso en evidencia una vez, y la audiencia se sintió traicionada por el chico rubio de la sonrisa pícara de las sobremesas de Telecinco. Habrá que ver cómo se comporta esta segunda vez. Con más madurez, esperamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios