El abuelo

Miguel Muñoz Morelló se marchó en su 600, donde logró meter a todo el recreativismo.