Fila siete

El siervo de la alegría

Al Andalus Punta Umbría.- T. O.: 'Preferisco il paradiso'.- Producción: Italia, 2010.- Duración: 126 min.- Dirección: Giacomo Campiotti.- Guión: Mario Ruggeri.- Fotografía: Marco Onorato y Roberto Benvenutti.- Música: Marco Frisina.- Montaje: Alessandro Lucidi.- Intérpretes: Gigi Proietti, Francesco Salvi, Roberto Citran, Sebastiano Lo Monaco, Francesca Chillemi, Josafat Vagni, Francesca Antonelli.

Esta película que encuentra en estos días de Semana Santa el mejor momento de su estreno, es una reducción o síntesis para salas de cine de la producción realizada por la Radiotelevisión Italiana (RAI) en 2010. Contó con una audiencia en Italia de casi siete millones de telespectadores, un share del 25,6% y es, más que una biografía, una hagiografía de San Felipe Neri, fundador de la Congregación del Oratorio. Nacido en Florencia en 1515, vivió más de 60 años en Roma donde desarrolló su ejemplar labor apostólica en el siglo XVI. Popular y fervorosamente se le conoce como el Santo de la alegría, el juglar de Dios, Pippo el Bueno o el segundo apóstol de Roma.

En suma, esta es la historia de Filippo Neri desde que éste se marchara de la abadía benedictina de Monte Cassino para dirigirse a Roma donde esperaba que se le enviara como misionero a las Indias. Pero ese no sería su destino sino el de la educación en el que haría progresos notables. En tanto, se celebraba el Concilio de Trento (1545-1563) y se iniciaba la Contrarreforma, San Felipe Neri se esforzaba en la formación de los más jóvenes, dedicándose en su trabajo con ternura y alegría, acercándolos a la liturgia de la manera más amable, instruyéndolos en la música y en las canciones, cantando, jugando y animándoles a integrar un coro para actuar ante el Papa. Fue el Papa Gregorio XIII quien en 1575 proclamaba e instituía la Congregación, con lo que la fundación dirigida por San Felipe Neri se convertiría en Oratorio.

La película, que, según puede apreciarse, no ha dispuesto de un presupuesto holgado pese a tratarse de la reconstrucción de toda una época, nos describe bien la etapa del gobierno de los Medici, las vicisitudes vividas por la Iglesia en una época compleja en el ámbito religioso y la intensa labor del protagonista, cuyo carácter expresa acertadamente el veterano actor Gigi Proetti. Queda así retratado el talante peculiar del Santo, el siervo de la alegría, optimista, emprendedor, ejemplar e ingenioso, hábil y rotundo en sus respuestas como en aquella ocasión en que el Papa quiso nombrarle Cardenal y él respondió: "Prefiero el Paraíso", frase que da título a esta película.

Ésta es la visión que nos da el director Giacomo Campiotti, experto en series televisivas puesto que ya había triunfado con Dr. Zhivago en 2002. El tono de la realización, más bien sencillo, tiene un marcado carácter televisivo y se desarrolla con amenidad pese a su larga duración. La interpretación, salvo los principales papeles del reparto, es más bien irregular y no es el capítulo más afortunado de este correcto biopic. Ideal para amantes de vidas ejemplares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios