Cultura

De regreso a la zona de combate

  • Sebastian Junger rescata material inédito y entrevistas de su exitoso documental 'Restrepo'

El realizador y periodista Sebastian Junger rescató materiales inéditos y entrevistas rodadas como parte del documental bélico nominado al Oscar Restrepo para contar en Korengal cómo experimentan la guerra soldados en situaciones extremas.

Restrepo (2010) fue el resultado de un año de rodaje de Junger y su socio, el reportero gráfico Tim Hetherington, fallecido en 2011 en el conflicto libio, fruto de su convivencia con un pelotón acuartelado en lo alto de una colina en el peligroso valle afgano de Korengal. Aquel primer documental carecía de narrador, entrevistas, y buscaba transportar al público hasta aquel remoto lugar sin intermediarios "para dar al espectador civil una experiencia de combate". Con Korengal Junger pretende mostrar un ángulo más reflexivo y explorar las motivaciones y reflexiones de los soldados. "Mucha audiencia se sorprenderá de saber que muchos soldados echan de menos la guerra", comentó Junger, quien aseguró que Korengal es un producto en sí mismo. "No hemos reutilizado ninguna imagen", aseguró.

El resultado final es una narración en la que la adrenalina de la acción, la desidia de las horas muertas en el frente y las confesiones de los jóvenes soldados destacados en la base Restrepo se intercalan sin más motivación que crear una conexión emocional entre el espectador y los protagonistas. "Se trata de la experiencia de los soldados, no hay un análisis político", señaló el autor.

La base de Restrepo fue cerrada en 2010, después de 4 años de operaciones que dejaron casi medio centenar de militares estadounidenses muertos tras multitudinarias escaramuzas con las guerrillas afganas. Junger y Hetherington realizaron su grabación entre 2007 y 2008, al término de la cual, ya en Italia, mantuvieron entrevistas con los soldados en su viaje de retorno a casa para conocer sus impresiones. "Estos chicos tienen 19 años, no creo que puedan ni deban entender el contexto de la guerra, que es un 'juego' extremadamente complejo. Ellos tienen un trabajo, hacer lo que les mandan y sobrevivir", explica Junger que dice estar en contra del "sufrimiento humano", pero no de la guerra. "Hay ocasiones que es necesaria para proteger a la gente, como la Segunda Guerra Mundial", relató.

De los catorce miembros del pelotón que participaron en Restrepo y Korengal, cinco continúan a día de hoy en el Ejército, y el resto se han reincorporado a la vida civil. "A todos les gustó mucho Korengal", manifestó Junger que dijo no haber recibido ninguna valoración oficial sobre su película por parte de las autoridades militares, aunque a título personal diversos mandos, incluido un coronel, valoraron positivamente el documental.

Korengal logró distribución en cines de EE.UU. tras recaudar más de 117.000 dólares (85.700 euros) en donaciones en la plataforma digital de financiación colectiva Kickstarter y el filme se estrenó en una sala de Nueva York el 30 mayo. La producción irá paulatinamente exhibiéndose en diferentes ciudades del país hasta alcanzar una treintena. "Yo creo que sí haremos dinero, sobre todo cuando en septiembre salga a la venta en DVD y se distribuya en canales de pago bajo demanda", indicó Junger, quien por su parte explicó haber puesto fin en su vida a su relación con los conflictos armados desde que falleció su amigo y socio Hetherington por fuego de mortero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios