Cultura

Los prescindibles

CineBox Aqualón Puerto Huelva, El Condado Cinemas 7y Al-Andalus Punta . - T.o.: The Expendables - Producción: E.E.U.U, 2010. - Duración: 102 minutos. - Dirección: Glenn Sylvester Stallone. - Guión: Sylvester Stallone y Davis Callaham. - Fotografía: Jeffrey Kimball. - Música: Brian Tyler. - Montaje: Ken Backwell y Paul Harb. - Intérpretes: Sylvester Stallone,Jason Statham.

El pasado 13 de agosto se estrenó esta película en Estados Unidos, me imagino que para alegría y complacencia de viejos admiradores de su director, guionista y director, Sylvester Stallone, este héroe que en la dualidad del boxeo, uno de los deportes señeros de Estados Unidos, y el combate, significa una de las fijaciones heroicas de un importante sector del país, suscitando esas pasiones arraigadas en muchos ciudadanos. Incluso con ese título que se le ha dado en España, que para algunos resultará muy adecuado pero que extrañará a quienes lo traduzcan literalmente, ya que el original, 'The expendables', significa 'Los prescindibles', que va más de acuerdo con el espíritu de la película, estelada por un reparto de abrumador relumbrón marchito.

El auténtico protagonista es Barney Ross, el mercenario duro, cruel e implacable, dispuesto a quitar de en medio cuanto le estorbe a él o a que le pague, a quien un personaje misterioso, el Sr. Church, le encomienda que elimine a un tiránico dictador suramericano (eso que tanto abunda a veces con disfraces supuestamente democráticos), el general Garza. El primer golpe resulta fallido pero vuelve con la ayuda de uno de sus expertos en la lucha cuerpo a cuerpo, virtuoso del combate a cuchillo, Lee Chritsmas, una especie de clon de Rambo; un especialista en artes marciales, Yin Yang; un antiguo mercenario, traficante en armas y hábil tatuador, Tool; y hasta un especialista en demoliciones, Toll Road, a quien sus colegas tienen por intelectual. En frente tienen a un ex agente de la CIA corrupto, James Monroe, dispuesto siempre a venderse al mejor postor; un francotirador muy efectivo, Gunnar Jensen y un viejo enemigo personal de Ross, un tal Trench.

Con todo este bagaje narrativo Sylvester Stallone ha vuelto a donde solía recuperando la memoria de otros tiempos: ese cine de acción de los ochenta o los noventa o como él mismo ha confesado: "Un historia de hombres fuera de onda en relación con el resto del mundo pero que viven con arreglo a su propio código". Y todo ello para disponer de personajes que encarnen figuras tan notables en la cinematografía como Bruce Willis, en una fugaz aparición, David Zayas, Eric Roberts, el chino Jet Li, Jason Statham a quienes muchos de los admiradores de este tipo de cine recordarán por El beso del dragón y 'Transporter' respectivamente y los más veteranos Mickey Rourke, Dolph Lundgren, el rival de Stallone en su inolvidable 'Rocky', cinco películas desde 1976 a 1990 y por si fuera poco el todavía gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, que parece volver por sus fueros.

Con este espectacular elenco tanto el propio realizador como sus pupilos en la interpretación se habrán divertido haciendo el cine que a ellos les gusta y que les puede proporcionar pingües beneficios. Estén atentos a la clasificación de la taquilla porque ella dará la medida de los resultados que el invento, no exento de socarronas intenciones y divertida fanfarronería, ha pretendido. Tal vez no llegue a la captación de los muchos admiradores del cine de acción por el mero hecho de serlo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios