Cultura

Un mundo nuevo, proyecto común

  • Manos Unidas pone en marcha una nueva campaña para fomentar la alianza por el desarrollo

Manos Unidas ha puesto en marcha una nueva campaña, bajo el lema Un mundo nuevo, proyecto común y centrada en el octavo Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM): "Fomentar una alianza mundial por el desarrollo". La ONG de la Iglesia, que desarrolla más de 800 proyectos de desarrollo en todo el mundo, recordará a lo largo de los próximos 12 meses y desde sus 70 delegaciones de toda España que es necesario lograr una fraternidad universal, que los países ricos se unan a los más desfavorecidos en la lucha contra la pobreza, resaltando la importancia del compromiso y cambio individual para lograr el cambio global.

Según Manos Unidas, la necesidad de fomentar una alianza mundial por el desarrollo es imprescindible si se quiere avanzar en la lucha contra la pobreza, y necesita de la implicación de los países desarrollados y de los que están en desarrollo. Por eso, tanto la propuesta de Manos Unidas en favor de un proyecto común por un mundo nuevo, como la iniciativa de la comunidad internacional sobre los objetivos del milenio, coinciden en la necesidad de establecer relaciones que reconozcan la fraternidad universal entre todos los pueblos del planeta como condición necesaria para un desarrollo verdaderamente humano.

Para Manos Unidas, la fraternidad debe concretarse, de forma práctica, en iniciativas políticas y económicas que hagan efectivas las mejores condiciones de vida para todos los seres humanos. Así los objetivos de desarrollo tratan de dar respuesta a situaciones en las que los derechos humanos no se reconocen, no se pueden ejercer o son directamente vulnerados.

La delegación de Huelva de Manos Unidas, cuya sede se encuentra en la calle Cardenal Cisneros, 11, participa directamente en seis proyectos repartidos por todo el mundo y destinados a necesidades tan diversas como la formación laboral, la educación o el desarrollo. Ejemplos de estos proyectos son: la construcción de una escuela para niños tribales entre 5 y 13 años en Saparumgutu (India); o el programa de formación y capacitación laboral de jóvenes campesinos en exclusión social de Matgra (Perú), para capacitar a estas personas en trabajos de panadería, carpintería, textil, artesanía y derivados lácteos; o la construcción y puesta en marcha de una granja avícola a cargo de personas en silla de ruedas, afectadas por la enfermedad de la poliomielitis en Kara (Togo).

También participa en la construcción de una escuela de Educación Secundaria en un barrio deprimido de Ouagadougou (Burkina Faso), así como en la ampliación, construcción y equipamiento de aulas de preescolar y primaria en Nzara (Sudán).

En Kanpur (India) el proyecto ha sido la adquisición de un vehículo para poder llevar a rehabilitación a niños con graves minusvalías y programas de concienciación para que sus familias y la sociedad los acepte y no los rechace.

Durante el mes de febrero ha recorrido la diócesis la hermana Maite Oiartzun Baraibar, misionera de Nuestra Señora de África, para ofrecer un testimonio directo de la labor que, desde la delegación de Huelva, se está llevando a cabo.

Así ha visitado los colegios de Valverde del Camino; en Beas compartió un coloquio con la Asociación de Amas de Casa de la localidad y ha participado en varias mesas distribuidas en distintos barrios de la capital. En la parroquia de San Pedro pronunció una charlar con los niños de la catequesis y cerró la jornada con la misa y la cena del ayuno en la parroquia de Bellavista.

La lucha contra la pobreza, el hambre, las enfermedades evitables, la marginación y sus causas, están en el origen de esta organización que trabaja en favor de una desarrollo integral y sostenibles para todas las personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios