Cultura

Un grito de combate

Entre nosotros, Kraus ha sido conocido a través de autores como Benjamin o Canetti, aunque el propio Adan Kovacsics -editor de esta selección de artículos- ya había traducido el drama histórico Los últimos días de la humanidad (Tusquets, 1991) y una colección de Dichos y contradichos (Minúscula, 2003). Muy oportunamente, la publicación de la antología coincide con la aparición, también en Acantilado, de un ensayo de Sandra Santana -El laberinto de la palabra- donde la autora contextualiza el sustrato cultural y artístico en el que se inscribe la aportación del incansable polemista. Erigido en conciencia de su época, el portavoz de la "Viena crítica moderna" destacó por su inteligencia analítica y por un extraordinario talento para la sátira, armas con las que denunció la autocomplacencia de la burguesía liberal, la hipocresía de los políticos o la falta de compromiso de una prensa adocenada, pero su gran obsesión fueron la corrupción del lenguaje y sus implicaciones estéticas y morales. En este aspecto decisivo, el mundo de ayer -de ahí la vigencia de Kraus- apenas difiere del nuestro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios