Cultura

A todo gas... pero menos

CineBox Aqualon Puerto Huelva y Cines Artesiete Holea.- Producción: Estados Unidos, 2014.- T.O.: 'Need for speed'.- Duración: 132 minutos.- Dirección: Scott Waugh.- Guión: George Gatins, John Gatins y George Nolfi.- Fotografía: Shane Hurlbut.- Música: Nathan Furst.- Montaje: Paul Rubell.- Intérpretes: Aaron Paul, Imogen Poots, Dominic Cooper, Michael Keaton, Ramón Rodríguez, Rami Malek, Harrison Gilbertson, Dakota Johnson, Nick Chinlund, Kid Cudi, Han Soto, Carmela Zumbado

Creo que el origen de esta película se debe el éxito de la serie dramática de televisión Breaking Bad (2008-2013), creada y producida por Vince Gilligan y al predicamento logrado en ella por el actor Aaron Paul, que encarnaba al atormentado Jesse Pinkman, al que por ello le brindaron un primer papel protagonista en una producción de gran presupuesto como e ésta. Y ésta no es otra que una adaptación de la popular serie de videojuegos de Electronic Arts, una franquicia sobre carreras callejeras.

Ello no obsta para que más de un cinéfilo, si es que le atraen este tipo de películas, que hay gente para todo, vea en esta producción, que tanto atraerá a los aficionados a esta clase de videojuegos, un homenaje a los antiguos especialistas automovilísticos que nos remontaría a un título como Gone in 60 seconds (1974), que, como se recordará, tuvo una versión bastante reciente, la que protagonizara Nicolas Cage en 2000, 60 segundos. Pero aquí todo tiene un sabor a videojuego para diversión de los aficionados a una saga que ha vendido más de 140 millones de copias.

Lo que se nos presenta es la historia de Tobey Marshall, un mecánico que pilota muscle cars, coches clásicos de gran cilindrada para participar en circuitos de carreras callejeras ilegales y tunea sus coches para hacerlos más potentes y preparados. Necesita medios para mantener su taller familiar y se ve obligado a aceptar a duras penas la oferta de un poderoso y altanero ex piloto de Nascar una de las categorías automovilísticas más comerciales de Estados Unidos, Dino Brewster. Cuando el taller de Marshall está a punto de consolidar su negocio firmando un trato con una importante vendedora de automóviles, una carrera que termina mal, dará con Tobey en la cárcel por un delito que no ha cometido.

Extrañará y contrariará, me imagino, a los más aficionados a este género, que una película donde los coches corren tanto, la narración se conduzca con una exasperante lentitud a veces, sin bien no faltan intentos, más o menos evidentes, de ciertos mimetismos, sin que pueda faltar el ya icónico Bullitt (1968), dirigido por Peter Yates y protagonizado por el inolvidable Steve Mc Queen, notable referencia en películas como ésta y tantas otras.

En los fallos y carencias de la película hay, a mi modo de ver, algo fundamental y son las ostensibles limitaciones de un guión tan endeble como el compuesto nada menos que por tres autores George Gatins, John Gatins y George Nolfi, demasiados para tan pobre resultado y el escaso talento del director Scott Waugh para dirigir las secuencias de mayor impacto visual de la película.

Quiroga

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios