Polémica en la Consejería de Cultura

El Ballet Flamenco de Andalucía se queda sin dirección

  • Rafael Estévez y su colaborador Valeriano Paños no prorrogarán su contrato un año más, como estaba previsto

  • Denuncian que han perdido la "paciencia" después de que la Junta no les haya abonado sus honorarios ni los derechos de autor correspondientes a los tres espectáculos creados expresamente para la compañía pública

Valeriano Paños, a la izquierda, y Rafael Estévez. Valeriano Paños, a la izquierda, y Rafael Estévez.

Valeriano Paños, a la izquierda, y Rafael Estévez. / D. S.

La dirección del Ballet Flamenco de Andalucía, uno de los proyectos emblemáticos de la Consejería de Cultura, presentado a menudo por la Junta como "mascarón de proa" del flamenco en todo el mundo, se quedará vacante en unos días, un año antes del final previsto. Su actual director artístico, el bailaor y coreógrafo onubense Rafael Estévez, y su cómplice inseparable, Valariano Paños, bailarín principal y maestro repetidor de la compañía pública, así lo han anunciado este miércoles. "No vamos a prorrogar nuestros contratos laborales que finalizarán el 31 de diciembre 2018", han asegurado en un comunicado conjunto.

"A día de hoy la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de la Junta de Andalucía (AAIICC) no ha pagado los derechos de autor pertenecientes a los creadores de la obra Flamencolorquiano del Ballet Flamenco de Andalucía, derechos que se han venido devengando estos últimos meses desde su estreno el pasado día 19 de julio de 2018 (en el ciclo Lorca y Granada en los Jardines del Generalife) hasta hoy", explica el tándem artístico en el comunicado.

"La AAIIC tampoco ha pagado los honorarios debidos a Valeriano Paños en su calidad de coautor de la coreografía de la obra Flamencolorquiano, trabajo realizado, estrenado y representado en 37 ocasiones, lo que demuestra la paciencia, la confianza y la buena fe del artista. Y todo ello a pesar de que nosotros, Rafael Estévez (director artístico) y Valeriano Paños (bailarín principal y maestro repetidor), hemos venido cumpliendo rigurosamente con nuestras obligaciones contractuales en la esperanza que la AAIICC cumpla con las suyas", añaden en su comunicado.

"Pero este último mes, desgraciadamente, todos nuestros esfuerzos encaminados a que la AAIICC, por una parte, pague los honorarios de Valeriano Paños por la creación de la coreografía Flamencolorquiano así como los derechos de explotación de la misma a los distintos coautores de dicha obra, y por otra parte regularice la cadena de contratos de cesión de derechos de explotación sobre la obras Flamencolorquiano, Aquel Silverio y Flamenco, Tradición, Vanguardia (Proyecto Cantera), se han visto frustrados", se lee en dicho texto a propósito de los tres trabajos que ambos han realizado en colaboración desde la llegada de Estévez a la dirección artística del Ballet Flamenco de Andalucía en septiembre de 2016.

"Por todo ello, hemos decidido que en estas circunstancias, no vamos a prorrogar nuestros contratos laborales que finalizarán el 31 de diciembre 2018. Emitimos este comunicado para explicar esta desagradable situación a la que ninguno de los dos hubiésemos querido llegar, porque no podemos ni queremos consentir que se puedan ver afectados el prestigio, respeto y consideración del que gozamos por parte del público, profesionales de las artes escénicas, programadores, gestores culturales, directores de festivales y teatros y de los compañeros de profesión, maestros y alumnos conseguido tras años de trabajo, esfuerzo, dedicación, rigor y disciplina, ética y profesionalidad, y porque no debemos ir en contra de nuestros principios, nuestros derechos, nuestro honor y nuestra dignidad, porque estaríamos contribuyendo a que este tipo de situación se vuelva a repetir con los compañeros que puedan optar a este cargo en un futuro y para que no se vean afectadas las nuevas generaciones de bailarines/as y coreógrafos/as", concluye el comunicado.

Este periódico se ha puesto la noche de este miércoles en contacto con ambos, pero, a instancias de su abogada, han declinado realizar declaraciones, aunque sí han ratificado todo lo expuesto en el comunicado desgranado en este texto, donde "se dice ya todo muy claro". 

El Ballet Flamenco de Andalucía, en sus actuales estatutos, renueva su dirección artística cada dos años, aunque en ocasiones, especialmente si el último año de contrato coincide con la celebración del antes mencionado ciclo Lorca y Granada en los Jardines del Generalife, como ha sido el caso de este año, la Consejería de Cultura opta por ofrecer una prórroga de un año. Eso es lo que estaba previsto esta vez con Estévez, que relevó a su llegada a la bailaora y coreógrafa sevillana Rafaela Carrasco. Torcida definitivamente la relación entre ambas partes, la Consejería de Cultura deberá poner en marcha el proceso de elección a marchas forzadas y con sabor amargo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios