Cultura

El amigo de la peluquera

Multicines La Dehesa Islantilla, Cinebox Aqualon Puerto Huelva y Al Andalus Ayamonete. T.O.: 'Pagafantas'. Producción: España, 2009. Duración: 88 minutos. Dirección: Borja Cobeaga.- Guión: Borja Cobeaga y Diego San José.- Fotografía: Alfonos Postigo. Música: Aránzazu Calleja. Montaje: Raúl de Torres. Intérpretes: Gorka Otxoa, Sabrina Garciarena, Oscar Ladoire, Kiti Manver, Julián López, María Asquerino, Michel Brown, Bárbara anta Cruz, Ernesto Sevilla, Teresa Hurtado de Ory.

Es evidente que al cortometraje es un ámbito cinematográfico que se niega a todo aficionado al cine a escala general. De ahí que el público desconozca estas realizaciones. Por eso el nombre del director de esta película, Borja Coabega, puede que nos les diga nada. Sin embargo es autor de un corto de muy estimable interés, Éramos pocos, que, entre otros aspectos, parecía revelar una personalidad muy prometedora y le ha merecido ser considerado como uno de los mejores realizadores de cortometraje de nuestro país. Y ello parece revelarse en esta realización en la que aborda la comedia eludiendo sus lugares comunes o, al menos, evitando los elementos peculiares del género, sobre todo al identificar la singularidad del personaje denominado Pagafantas. Chema está enamorado de Claudia y ésta, que es una peluquera argentina, que necesita practicar, le somete a diversos peinados. Él chico aguanta estoicamente por tratar de agradarla y ganar su aprecio. Ella sin embargo, está en otras cosas y considera que Chema es sólo un amigo. Chema, que no tiene mucho éxito con las mujeres, ha dejado a su novia para buscar otra chica más atractiva. Con Claudia las cosas van bien pero no pasan de la amistad. Está convencido que hay dos tipos de chicos, uno de los cuales es el que paga las fantas. Y espera con infinita paciencia que algún día le sonría la suerte. Perdonen que en el título de la crítica haya parodiado el de aquella estupenda película El marido de la peluquera (1990), de Patrice Laconte, inolvidable interpretación de Jean Rochefort y Anna Galiena. Una licencia que me facilita la titulación.

Pagafantas, esta "opera prima" de Borja Cobeaga, ganadora del Premio de la Crítica en el último Festival de Málaga, es una historia de humor diferente a cuanto vemos habitualmente, sobre todo en comedias españolas que tienden a clonarse de series de televisión al uso. Ese afán de salirse del etiquetado tradicional del género le da a la película un tono mucho más atractivo. Sobre todo a la hora de conducir a tan peculiar protagonista en los avatares de la trama, sencilla por otra parte, y manejada con evidente habilidad y desparpajo, que aún sometiendo al personaje a lances ciertamente complejos, supera los esquemas que suelen informar este tipo de historias.

Yo me atrevería a asegurar que uno de los resortes que mueven más favorablemente el rumbo del relato es la buena contribución de los intérpretes, comenzando por el protagonista, Gorka Otxoa, que acierta a expresar diversos registros de la gracia, y siguiendo por ese conjunto de afortunados secundarios entre los cuales está el veterano y siempre efectivo, Oscar Ladoire, del que no desmerecen sino todo lo contrario, los de la llamada Muchachada Nui, divos de la nueva comedia madrileña, Julián López y Ernesto Sevilla. Estupenda Sabrina Garciarena y como siempre oportuna Kiti Manver.

No faltan apuntes de raza que revelan la agudeza de Borja Cobeaga a la hora de no renunciar a utilizar el contexto de la trama para ir más allá de lo que pueda parecer una aventura humorística.

Si hubiera que definirse por un tipo de comedia mucho más efectiva y de mayor alcance que muchas de las que nos brinda el cine español actual, uno se decidiría por muchos de los aspectos que apunta y expresa Pagafantas. Ello supondría un cambio ventajoso para nuestro cine siempre en la cuerda floja.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios