Cultura

La alargada sombra de Wes Craven

Multicines La Dehesa Islantilla y Cinebox Aqualon Puerto Huelva.- T.O.: 'The Last House on The Left'.- Producción: Estados Unidos, 2009.- Duración: 110 minutos.- Dirección: Dennis Iliadis.- Guión: Adam Alleca y Carl Ellsworth basado en la película de Wes Craven.- Fotografía: Sharone Meir.- Música: John Murphy.- Montaje: Peter McNulty.- Intérpretes: Sara Paxton, Tony Goldwyn, Monica Potter, Garret Dillahunt, Martha McIsaac, Riki Lindhome, Josh Cox y Spencer Treat Clark.

Wes Craven, director de esta película, autor de sobresaltos, sustos y colapsos de públicos especialmente sensibles a la cinematografía horripilante, se ha caracterizado por ser todo un especialista en el cine de terror, siendo calificado por algunos -lo que no acabo de compartir- como de lo mejor del género. Craven, que es un amante de la filosofía, experto psicólogo y que ha desarrollado también una activa labor como novelista, es el autor de ciertos títulos enmarcados en el capítulo terrorífico como La última casa a la izquierda (1972), Pesadilla en Elm Street (1984) y sus secuelas, y la famosa saga de Scream (1996), que le han dado cierta fama y hasta prestigio en la especialidad. Confiábamos en que su incursión en el melodrama Música en el corazón (1999), supondría un alejamiento del terror, pero el director, que acababa de terminar Scream 3 (1999), y deseaba ampliar su registro, no tardaría en preparar otra película para seguir metiéndo más miedo en el cuerpo a sus incondicionales.

Por eso el título de que la sombra de Wes Craven es alargada, cuando tenemos en nuestras salas otra nueva versión de La última casa a la izquierda, que este inefable especialista, y a creer de muchos, maestro del moderno cine de terror, realizara en 1972. Si la película entonces retrataba la violencia evidente del momento en Estados Unidos, similar al del resto del mundo, treinta y siete años después, todo sigue igual (o peor), este desconocido realizador con el que hoy nos topamos, Dennis Iliadis, trata de demostrar que no hay referente que, en cierto modo, pueda enmendarse, puesto que Craven aportaba mayores dosis de violencia y brutalidad que verdaderos hallazgos artísticos dentro del cine de terror, que puede tenerlos como cualquier otro.

Es difícil que, tratando de superar el original, convertido en mito por sus características, se recuerde esta película por encima de la de Craven. Pero es evidente que esta versión supera en técnica a su precedente. El director ha cuidado muy singularmente su puesta en escena, mejorando sensiblemente la fragilidad de la versión original y ha dotado a muchos de sus pasajes de una atmósfera de fatalidad de intensos efectos dramáticos en el espectador. Tal vez el interés de la intriga se atenúe ligeramente cuando el público adivine que el verdadero objetivo de la historia es la venganza y revele su trágico destino irremisiblemente.

Es ciertamente impactante la forma brutal en que se materializan los crímenes, perpetrados con toda suerte de detalles y con planos demoledores que pondrán a prueba el aguante de muchos espectadores ante este tipo de secuencias. Pero sí acierta a dimensionar el sufrimiento más sensible que se adueña poderosamente de la situación planteada y de sus efectos en cuantos intervienen en todos los horrores que nos presenta esta historia. Hay escenas como la que sucede en la cocina que resulta de una brutal crueldad realmente insoportable y excesivamente dura para cualquier espectador. En todo caso estamos ante ese tipo de thriller brutal cuyos extremos terroríficos acaban siendo imprevisibles. Aquí los efectos especiales se han manejado con más pericia efectiva que con espectacularidad. La película está tan bien narrada que el tiempo pasa volando para el espectador. Éste, sin duda, acaba la película - con ese final perfectamente prescindible - satisfecho por sus aciertos técnicos y su ponderada realización, pero considerablemente abatido por lo desagradable de muchas de sus secuencias. Pero ésta es la factura que suele pasar este tipo de cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios