Cultura

Suecia mira al mundo con ojos onubenses

  • Pedro Rodríguez Garrido llega a Gotemburgo con su particular visión del paisaje El pintor lleva dos años inmerso en una gira por galerías internacionales

Pedro Rodríguez Garrido (Huelva, 1971) sorprendió con su interpretación del paisaje urbano desde las primeras exposiciones y certámenes de pintura en los que participaba, y en los que a menudo obtenía premios y menciones. Ya entonces hipnotizaba a la crítica local y al público más cercano con sus contornos difusos, con la humedad de la lluvia reciente sobre los coches o el asfalto, empañando las luces de Huelva, la ciudad que plasmó primero, por encima de otras más grandes y más célebres. Poco a poco su fama trascendió los límites de su localidad natal, de su región e incluso de su país, y Pedro Rodríguez se aventuró, sólo o acompañado por otros artistas, para mostrar su talento en otras naciones.

Una feliz diáspora que se ha intensificado en los dos últimos años y que le ha llevado a exponer en Rusia, Estados Unidos, Francia o Reino Unido. En las ciudades de estos países ha tenido la oportunidad de recoger las impresiones de públicos y críticas distintas, nuevas experiencias con gentes nuevas y paisajes diversos que también ha ido coleccionando, en forma de nuevas obras, hasta llegar a Suecia, un país con fama de inquieto en lo que a manifestaciones artísticas se refiere.

Allí, en la localidad de Gotemburgo, una vibrante ciudad portuaria de 500.000 habitantes cuyo ambiente y oferta de ocio ha hecho que sea conocida como Little London (pequeño Londres), abrió el pasado 5 de abril, en la galería Backlund em Goteborg, su última muestra de pintura individual con obras recientes.

La galería está consolidada como una de las más importantes de una ciudad cuya atmósfera cultural ha llamado la atención de Rodríguez Garrido. "Las galerías suelen estar bajo el nivel del suelo, es algo habitual, tanto en comercios como en cafeterías o restaurantes", explica.

"El sábado, día en que se abrió la exposición, los visitantes y clientes pasaban por el resto de las galerías, incluso quedando en grupos para ver las exposiciones que se inauguraban ese mismo día y que ofrecían un aperitivo y una copa de vino", comenta.

La muestra cuenta con 21 piezas distribuidas en un espacio expositivo de 130 metros cuadrados, con el eje temático del paisaje urbano y la aparición de ciudades como Huelva, Madrid, Nueva York, Chicago, Bilbao o Sevilla, entre otras. De esas obras, 19 están realizadas en óleo sobre tabla, "un soporte que me permite trabajar la materia con libertad y que a la hora de la conservación tiene muy buenos resultados", y las otras dos en técnica mixta sobre papel, con las ciudades citadas como protagonistas "con mi visión y lenguaje personal", puntualiza Rodríguez Garrido.

Un lenguaje que, para agrado de sus seguidores, se vio enriquecido con nuevos aires y coloridos en la muestra La eternidad del Conquero, abierta del 10 de enero al 10 de febrero pasados en la Casa Colón. "Tras la exposición sobre El Conquero he tomado una línea paralela de trabajo, utilizando como soporte el papel y variando la técnica, utilizando técnicas mixtas, que confieren a la obra un aspecto diferente", señala el artista. "Este soporte lo empleo con fines menos figurativos, aunque sin perder la referencia de la realidad. En estos casos, me muevo en registros más cercanos a la abstracción".

La aventura internacional de Pedro Rodríguez Garrido le ha llevado a estar presente en las más importantes ferias de arte contemporáneo, como Arco, Art Moscow o la London Art Fair, en la que tuvo oportunidad de participar con la galería que le representa en el Reino Unido, la Adam Gallery, tras inaugurar en septiembre su primera muestra individual con ellos en Londres y Bath con muy buenos resultados. Continuará en la Olympia International Art Fair en Londres en junio, para regresar a Suecia en octubre para la Affordable Art Fair de Estocolmo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios