sevilla festival de cine 2011 El certamen se clausura con una gala en el Lope de Vega

La noruega 'Siempre feliz' consigue el Giraldillo de Oro a la mejor película

  • 'Shame' y 'Si no nosotros, ¿quién?' destacan en el palmarés con dos premios · El documental sobre Gibraltar 'La Roca' triunfa en la sección 'Eurodoc' y 'Las constituyentes' obtiene una mención especial

La comedia noruega Siempre feliz, de Anne Sewitsky, ganó ayer el Giraldillo de Oro a la mejor película en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, que recogió uno de los actores del filme, Joachim Rafaelsen. La cinta, que ya triunfó en Sundance y que representa a su país en los Oscar, conquistó al jurado "por mostrar un retrato de la Europa contemporánea a través de la vida de gente ordinaria, por contar una historia edificante y sutil sobre seres humanos y por celebrar el amor y la calidez en las relaciones humanas como el pegamento que mantiene todo unido".

Aunque la cinta noruega se alzó como máxima vencedora del palmarés oficial, otras dos películas salieron de la gala con dos galardones cada una. La cinta alemana Si no nosostros, ¿quién?, de Andres Veiel, mereció el Giraldillo de Plata "por contemplar los problemas de la ideología, la juventud y la violencia, ofreciendo una impactante lectura sobre la historia reciente de Europa". El filme vio reconocida también la labor de August Diehl, que compartió la distinción de mejor actor junto con Michael Fassbender, por Shame, de Steve McQueen, que se proyectó en la clausura. Si en el caso de Diehl se quería "apoyar a un actor novel europeo de gran talento", con Fassbender, galardonado también en Venecia, se reconocía "a uno de los más grandes nuevos actores del cine contemporáneo". Shame, uno de los títulos más esperados del año,confirmó las expectativas: se llevó también el premio al mejor director para McQueen, "por aproximarse a un complicado tema moral con habilidad y compasión y por hacer una película que es apasionante, conmovedora y humana".

También el galardón de interpretación femenina fue compartido entre la rusa Nadezhda Markina por Elena, una interpretación candidata a los Premios del Cine Europeo, y la belga Bien de Moor por Code Blue, que recogió el premio y afirmó haber prestado "su corazón y su cuerpo" al papel.

El Premio Especial del Jurado se entregó a El molino del tiempo, de Lech Majewski "por el idealismo artístico y la escrupulosa erudición en revivir el mundo de Brueghel usando las más sofisticadas técnicas digitales al servicio del cine como arte". La Asociación de Escritores Cinematográficos de Andalucía (Asecan) se decantó por el mismo filme como la mejor película del certamen, y distinguió con una mención la española Mercado de futuros, confirmación de Mercedes Álvaez tras El cielo gira.

El documental andaluz ha triunfado en la sección Eurodoc: La Roca, trabajo en el que el algecireño Raúl Santos cuenta el drama que supuso el cierre de la frontera con Gibraltar durante 13 años y las heridas abiertas por la enemistad impuesta entre un lado y otro, logró el premio a la mejor película, mientras que Las constituyentes, en el que la gaditana Oliva Acosta retrata a las 27 mujeres, diputadas y senadoras, que participaron en el cambio hacia la democracia en España, consiguió una mención especial. Santos declaraba ayer, con su premio en la mano, que "30 años son suficientes para cerrar cicatrices, para que se acaben el rencor y el odio", mientras que Acosta, que celebró la coincidencia de que los dos realizadores procedieran de Cádiz, se acordó de sus protagonistas, sin las que "la Historia de este país no sería la misma".

No hubo sorpresas en el Premio de la Selección EFA: el galardón que vota el público fue a parar a una de las cintas más aplaudidas del festival, la francesa The Artist, de Michel Hazanavicius. La historia del declive de un intérprete de cine mudo con la entrada del sonoro es un encantador divertimento que desde su paso por Cannes -donde el carismático Jean Dujardin fue premiado como mejor actor- conquista el corazón del público allá donde se exhibe. La checa Lidice, de Petr Nikolaev,obtiene una mención especial al ser el segundo largometraje más votado por los espectadores.

El jurado decidió igualmente conceder el Premio Eurimages a la película italiana Shun Li and The Poet (Io sono Li), dirigida por Andrea Segre, por "tratar un tema actual, veraz y cercano como la integración de los inmigrantes" y "por hacerlo con sensibilidad y sin pretensiones, lo cual no le resta calidad, ni complejidad".

Una película de la Sección Oficial, Tres veces veinte años, de Julie Gavras, fue la preferida del jurado del Premio Campus, formado por una selección de alumnos de la Universidad de Sevilla. Entre los galardones paralelos también estuvo el IV Premio de Cine Universitario, que se otorgó en la categoría de no ficción a Alma, de José Javier Pérez Prieto, y en el apartado de ficción a Cuando nos conocimos, de Jesús Méndez Cestero.

En una gala que volvieron a presentar Concha Ortiz y Julio Muñoz, se notó la apertura a otras cinematografías de la que presumía el equipo del festival: el premio a la mejor dirección novel fue para Morteza Farshbaf, por la producción iraní Mourning. La ceremonia albergó otros momentos destacados, como la entrega por parte de Nikita Mikhalkov del San Jorge al mejor actor a Carlos Álvarez-Novoa, una estatuilla que el intérprete logró en el Festival de Moscú y que entonces no pudo recoger, o la concesión del Premio de la Industria al productor Luis Miñarro, por su apuesta por el cine de autor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios