Cultura

Primer impulso institucional al Centro Lorca desde su apertura

  • El ministro de Cultura y la presidenta de la Junta celebran la llegada "definitiva" del legado literario "más importante de España" tras años de "complejas" negociaciones

Primer impulso institucional al Centro Lorca desde su apertura Primer impulso institucional al Centro Lorca desde su apertura

Primer impulso institucional al Centro Lorca desde su apertura

Ni el Rey, ni el presidente del Gobierno, ni la presidenta de la Junta de Andalucía. El Centro Lorca de Granada no recibió en aquel entonces la visita de ninguno ellos, ni siquiera la de Íñigo Méndez de Vigo, el ministro de Cultura en ese momento, cuando se inauguró en 2015. En su lugar estuvieron representantes políticos de segunda fila como el director general de fondos comunitarios del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, José María Piñero, y la directora general de Política e Industrias Culturales y del Libro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Teresa Lizaranzu. Sin embargo, el traslado del archivo de la Fundación Federico García Lorca el pasado 30 de junio a su casa de la Romanilla, la céntrica plaza de Granada donde se encuentra el Centro Lorca, ha propiciado un giro de 180 grados.

El centro deja de ser invisible para convertirse en uno de los principales reclamos culturales de la ciudad "con el apoyo de todas las instituciones", aseguró ayer la presidenta de la Junta, Susana Díaz, quien celebró junto al ministro de Cultura, José Guirao, la llegada "absolutamente definitiva" del legado literario "más importante en España", en palabras de Guirao, durante su paso por la ciudad.

Los dos representantes institucionales visitaron ayer el Centro Lorca coincidiendo con el traslado de las últimas piezas del valioso archivo, compuesto por 5.000 papeles. Acompañados por el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez; el alcalde de Granada, Francisco Cuenca; y la directora de la Residencia de Estudiantes, Alicia Gómez-Navarro, entre otras autoridades, la presidenta andaluza y el ministro subieron las escaleras hasta llegar al "corazón del edificio": la caja fuerte donde se custodian los manuscritos más valiosos del poeta granadino.

El Romance del sonámbulo del Romancero gitano, las últimas líneas del libreto original de La casa de Bernarda Alba -"¿Me habéis oído? ¡Silencio, silencio he dicho! ¡Silencio! Se cierra el telón", se lee en ellas-, algunos dibujos del poeta y dramaturgo y una carta de su madre, Vicenta, se exhibieron con sumo cuidado antes del acto en el cual, con esta amplia representación de cargos políticos, se hizo oficial la llegada del legado a la ciudad donde se crió Lorca.

"Hoy hemos venido a celebrar que Lorca ha vuelto a casa", recalcó Díaz en el inicio de su discurso en honor al escritor "más universal", cuyo legado hubiese sido "mayor" sino hubiera sido porque "la Guerra Civil Española y el franquismo pararon en seco su carrera". "Hoy con Granada gana toda Andalucía. Es un día importante para España y para quienes aman la literatura", afirmó la presidenta de la Junta, que quiso recordar, de todos los versos lorquianos, su verde que te quiero verde, "verde esperanza, verde libertad y verde futuro", apostilló Díaz, tal vez acordándose del color de la imagen corporativa del Gobierno andaluz que ella preside.

La presidenta de la Junta recordó el primer encuentro con la sobrina del poeta, Laura García-Lorca, recién llegada la primera al Palacio de San Telmo. "Se acercó en un momento difícil, en el que había más sombras que luces. Te di mi palabra -afirmó Díaz dirigiéndose entonces directamente a la sobrina nieta del poeta-, la de la Presidencia, de hacer justicia a Federico, y hoy el compromiso y la responsabilidad son compartidas", afirmó.

El ministro de Cultura, José Girao, muy sonriente durante toda la jornada, dejó claro qué hacía allí desde el principio: "Celebramos la llegada del legado literario más importante que tenemos en España, el legado Lorca, si tenemos en cuenta que el de Juan Ramón Jiménez se encuentra en Puerto Rico". Guirao, que trabajó con la Fundación Lorca en una etapa anterior a su nombramiento como ministro, dijo que hizo humildemente "lo que cualquier patrono: trabajar por aquello que custodia, y me siento muy orgulloso por ello". La labor que desempeñó meses atrás Guirao ha sido fundamental para que todas las instituciones -Ayuntamiento y Diputación de Granada, Junta y Ministerio de Cultura- llegaran a un acuerdo con la fundación el pasado mes de diciembre.

Guirao también reconoció el trabajo de su antecesor en el cargo, Íñigo Méndez de Vigo, de Óscar Sáenz de Santamaría, de la Junta, del Ayuntamiento y de la Diputación granadina. "Aquí se vivió un momento muy problemático en el que todo el trabajo pudo haber desaparecido. Hubo una institución, la Junta, que dio un paso adelante, y luego el Ministerio y otro partido político. Ellos hicieron un excelente trabajo y se pusieron a solucionar el problema", destacó el ministro, que también dio las gracias a Matías Cortés -abogado de la Fundación Lorca y miembro de su patronato-, que ha sido "un gran apoyo el gran soporte de todo esto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios