'El Piedra' Rafael Martínez muestra en su película "la dignidad de los perdedores" en el boxeo

  • El director colombiano presenta su película como un "ensayo" sobre héroes anónimos

Rafael Martínez ve su película como un ensayo, "el ensayo de la dignidad desde el supuesto perdedor, de la supuesta derrota". Así ha empezado el director de El Piedra a hablar a la prensa de esta cinta colombiana ambientada en el boxeo, protagonizada por un boxeador en su primera experiencia como actor y hecha desde el más profundo respeto, asegura, para "rescatar a deportistas olvidados".

Uno de ellos es Manuel José Álvarez, boxeador veterano en un país que en ciertos ámbitos gira en torno al boxeo. Cuenta el director de la película que habría sido poco honesto representar con un actor a uno de estos profesionales derrotados y perder la oportunidad de recurrir a uno de tantos que en el anonimato pelean por mantener su dignidad.

El Piedra, precisamente, descarta poner el foco en nombres propios que alcanzaron la cima del reconocimiento popular y deportivo, para mirar a tantos que se quedaron en el camino. Esos tantos que degradan con el término “carnada”, víctimas calculadas de tongos y otros amaños para dar caché a quienes enfilan el estrellato.

“Es gente muy digna, que ha luchado mucho para que se les quiera y se les acaba el tiempo y se les olvida”, apunta el guionista, Diego Cañizal, jiennense afincado en Colombia, agradecido eternamente al Festival de Huelva “por “poder ver la película con mis padres en el cine, por lo que puedo parecer muy sentimental pero es realmente muy importante para mi””.

Cañizal ha explicado en la presentación que hay un trabajo previo bastante intenso para la escritura del guión. “Las primeras versiones tenían hasta un 80% de historias reales fundidas”, basadas en entrevistas con cientos de boxeadores de esa Meca colombiana para el cuadrilátero que es Cartagena de Indias. “Luego se fue convirtiendo en ficción para dar sentido a la historia que se cuenta”, pero hay elementos, asegura, que pueden ser asumidos como propios por muchos deportistas.

Película de actores

Hay partes del filme que han sido tratadas casi con una estética documental, apunta el director de fotografía, Luis Enrique Otero, declarado entusiasta del boxeo, entregado a la historia que dirige Rafael Martínez sin arrogarse grandes alardes: “La gran potencia de la película está en la actuación”.

Y Manuel José Álvarez, a pesar de encontrarse de primeras en una como ésta, protagonizando una película, salva el trance con la misma habilidad con la que ayer restaba importancia a presentarse en un festival de cine con una sala de prensa llena: “Ya fui a la Selección de Colombia y hacíamos ruedas de prensa cada vez que participábamos en combates”. Ahora, “contento” por el resultado de su trabajo en el cine, afronta ilusionado “un reto que tengo ahora por delante”.

El director, Rafael Martínez, lo recordó antes de acabar: “Queremos mostrar que estas personas anónimas son reales, queríamos que fuera de ellos para visibilizar a todas esas personas olvidadas, que tuvieran voz de nuevo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios