Cultura

París luce a una mujer elegante y poderosa

Los desfiles en París de la temporada primavera-verano 2010, que empezaron el pasado miércoles, dan la imagen de una mujer elegante, poderosa, pero también sexy y sensual.

Vientos de Asia, del trópico, del desierto y hasta las violentas maras salvadoreñas, con sus rostros tatuados, dejaron su marca sobre las colecciones de la moda femenina para la próxima primavera-verano, que concluyen mañana.

La idílica campiña francesa y María Antonieta inspiraron la colección presentada ayer por Karl Lagerfeld para la casa Chanel. Sus modelos lucieron descalzas y unas doradas espigas de trigo adornaron sus cabellos.

Blusas campesinas en encaje blanco, con amplias y ventiladas mangas, vestidos tejidos bordados con flores del campo, acompañados de sombreros y bolsas de paja, vestidos sinuosos adornados con sedosas rosas: todo lo imaginado por Lagerfeld respiraba a campo. Además, durante el desfile de Chanel actuó la cantante Lily Allen.

La colección de Lagerfeld contrastó con la presentada por el modista parisino Jean Paul Gautier, que se inspiró en las pandillas centroamericanas tras ver la película La vida loca, realizada por el franco-español Christian Poveda, asesinado en septiembre en El Salvador.

Las modelos de Gautier aparecieron con el rostro tatuado, llevando un pequeño casco guerrero en la cabeza y vestidas con corpiños cónicos. muy similares a los que diseñó para Madonna.

La elegancia marcó en cambio la colección que diseñó Stefano Pilati para la casa Yves Saint Laurent, que imaginó trajes blancos, túnicas y blusas campesinas, pantalones estrechos y vestidos ceñidos de corte trapecio.

La pasarela Saint Laurent, elegantemente discreta, evitó la austeridad gracias a toques de color y a adornos de lazos en tonos violetas.

Estella McCartney, hija del ex Beatle Paul McCartney, presentó una colección llena de color, con breves vestidos en tejidos florales, amplias blusas en satín y prácticos trajes pantalón. "La idea es ser positiva, una verdadera mujer", explicó.

Para su primera colección para Céline, la británica Phoebe Philo imaginó vestidos con líneas limpias, colores neutros y faldas en colores del desierto.

La casa Guy Laroche imaginó una colección fácil de usar, deportiva, declinada en tonalidades neutros. Pero afirmó que la mujer de Guy Laroche debe "ser siempre sensual y sexy".

Por último, existe una gran novedad en esta pasarela. Los creadores Alexander McQueen y Louis Vuitton van a presentar sus colecciones simultáneamente en las pasarelas parisinas, y en el ciberespacio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios