Cultura

El Guggenheim expone obras clave del siglo XX en diálogo con autores contemporáneos

  • Una muestra recoge piezas de Picasso, Braque, Gris, Léger, Kandinsky y Klee, entre otros

Una obra de Picasso. Una obra de Picasso.

Una obra de Picasso. / efe

El Museo Guggenheim de Bilbao expone 70 obras de artistas clave de la historia del arte de la primera mitad del siglo XX como Picasso, Braque, Juan Gris, Fernand Léger, Paul Klee o Kandinsky "en diálogo" con obras de artistas contemporáneos desde la segunda mitad de este siglo hasta la actualidad.

La muestra, que viaja por primera vez a España, forma parte de la colección de Hermann y Magrit Rupf, un matrimonio de origen suizo que trató personalmente con los citados artistas en los comienzos de sus carreras, cuando adquirió muchas de sus obras y recibió otras como regalos de cumpleaños o Navidad.

Hasta el 23 de abril de 2017 se podrá visitar la exposición, en la que se aprecian cuadros pintados entre 1907 y 2016, según informaron ayer el director del museo, Juan Ignacio Vidarte, y las comisarias de la muestra, Susanne Friedli, de la Fundación Hermann, y Margrit Rupf y Petra Joos, del Guggenheim Bilbao.

La citada fundación, creada en 1954, garantizó la conservación de la colección así como su expansión a través de la compra del arte contemporáneo más reciente, pero sin dejar de ocuparse del núcleo de la colección de arte reunida a lo largo de la vida de los Rupf.

Por ello, la muestra incluye también obras de artistas estadounidenses como Donald Judd, Joseph Kosuth, Brice Marden, Ad Reinhard y James Turrel, y europeos como Piero Manzoni, Enrico Castellani, Lucio Fontana y Christian Megert, entre otros.

La fundación también ha conseguido reunir un grupo de obras de representantes del minimalismo y del Movimiento ZERO.

Joos destacó la importancia de la colección de los Rupf y explicó que a principios del siglo XX, cuando comenzaron sus adquisiciones, Suiza era un país "muy conservador", y en ese contexto Hermann Rupf se descubrió como una persona "con un gusto exquisito y totalmente revolucionario en aquel momento".

"Estaba muy comprometido con el arte contemporáneo, que era opuesto al gusto imperante en aquel momento", resaltó, a la vez que recordó que no era un millonario, sino una persona "muy interesada por la cultura" que se ganaba la vida con una mercería en la que también se vendían accesorios de moda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios