Cultura

Enigmas del pasado

El Condado Cinemas 7 y Multicines Al Andalus Punta Umbría.- T.O.: "Män som hatar Kvinnor".- Producción: Suecia, 2009.- Duración: 150 minutos.- Dirección: Niels Arden Oplev.- Guión: Nicolaj Arcell y Rasmus Heisterberg basado en la novela de Stieg Larsson.- Fotografía: Eric Kress.- Música: Jacob Groth.- Montaje: Anne Osterud.- Intérpretes: Michael Nyqvist, Noomi Rapace, Lena Endre, Sven Bertil Taube, Meter Haber, Marika Lagercrantz, Meter Andersson, Ewa Fröling.

Ésta es otra de esas películas que se escamotan a los espectadores de Huelva capital y a los más interesados obligan a desplazarse a salas provinciales, si bien algunos afortunados puede encontrársela en su lugar de veraneo. No es que estemos refiriéndonos a algo fuera de lo normal, cinematográficamente hablando, pero Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, venía precedida de un considerable "marketing" mediático, la popularidad de un "best seller" de relumbrón y ese "look" propio de un producto de lo más aparente para muchos espectadores fáciles de contentar.

Y es que estamos ante la adaptación de uno de los éxitos editoriales de mayor proyección en el ámbito de los libros más vendidos, la novela de Stieg Larsson de largo recorrido en las modernas aceptaciones de una publicación con éxito entre lectores de todo el mundo. Como J. K. Toole y La conjura de los necios, otro de los hitos literarios de nuestro tiempo, el libro de Larsson supone un triunfo póstumo. Una patética muestra de la cruel ironía de una inmortalidad provocada tras la muerte, como si al término de una obra maestra, el autor se viera trágicamente fulminado por una contrapartida siniestra y escribiera su página definitiva. Trece millones de ejemplares vendidos.

Pero ésta es la película obra de Niels Arden Oplev, que al frente de un equipo danés y sueco, ha afrontado esta adaptación en torno a la historia de un periodista de investigación y de una "hacker" informática- trituradora de artefactos cibernéticos - , que unen sus trabajos a petición de un poderoso empresario, para descubrir el paradero de una sobrina, desaparecida en el curso de una reunión familiar en una isla perteneciente a este clan, cuarenta años atrás. La pareja relacionará la desaparición con unos extravagantes asesinatos cometidos por aquel tiempo. Este enigma del pasado puede estar relacionado con una oscura trama en la que está comprometida la propia familia.

Primera parte de la trilogía de novelas Millennium, de las que ya se preparan las adaptaciones de las dos siguientes, tiene todo el atractivo de un "thriller" con aires de denuncia y la presencia de unos personajes nada corrientes: dos protagonistas muy singulares con traumas y sexualidad diversa y una saga familiar en cuyos armarios abundan los esqueletos. Guionistas y directores, a mi modo de ver, han hecho bien en mantenerse fieles al espíritu y la carne de la novela original, pero sobre todo a esa atmósfera que envuelve la acción. Eso parece lo más satisfactorio de la realización cinematográfica. Pudiera ser que uno, leyendo el libro, haya imaginado algo más allá de los elementos o circunstancias que ha manejado el director, ya que pese a ese esfuerzo de fidelidad, se ha prescindido de pasajes que nos parecían cruciales en el relato.

Entraríamos así en la polémica de siempre pero renunciamos a ello. Prefiero destacar la feliz actuación de los protagonistas, porque si efectiva es la interpretación de Michael Nyqvist, la de Naomi Rapace resulta sorprendente. Cabe la posibilidad de varios finales.

Tal vez convencionales, quizás falsos. Tanto da. A lo mejor los que más disfruten de la película sean los que no han leído la famosa novela. Así no tendrán que plantearse problemas, no sólo los propios de la intriga sino los de lo acertado o no de la adaptación. En el fondo lo que domina es el "thriller" y a eso se aferra este film aunque pueda aparentar otra cosa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios