Crítica de Cine

Comedia familiar

'padres por desigual'

Cines Aqualon Puerto Huelva, CineVip Lepe y Cines Artesiete Holea Huelva. - Producción: Estados Unidos, 2015. - T.O. Daddy´s Home. - Duración: 96 minutos. - Dirección: Sean Anders. - Guión: Brian Burns, Sean Anders y John Morris. - Fotografía: Julio Macat. - Música: Michael Andrews. - Montaje: Eric Kissack y Brad Wihite. - Intérpretes: Will Farrell, Mark Wahlberg, Linda Cardellini, Thomas Haden Church, Bobby Cannavale, Alessandro Ambrosio, Owen Vaccaro, Scarlett Estevez, Hannibal Buress, Paul Scheer.

Con un título bastante extraño y desdichado, que para nada corresponde al original, Daddy´s home, ésta es otra de esas primicias navideñas estrenada, con evidente retraso, el primer día del año. Pero es lo de menos porque el tema puede servir para cualquier época del año, ya que, fundamentalmente, se trata de una comedia familiar que en este caso enfrenta a un padre biológico, interpretado por Mark Wahlberg, con un padrastro, encarnado por Will Ferrell, sobre el caso, desgraciadamente tan frecuente, en torno a la situación de los niños cuando se divorcian los padres. Una cuestión que se plantea más crudamente en las celebraciones navideñas. Es normal que muchos espectadores puedan identificarse con cuanto ocurre en esta historia sobre las rivalidades paternales. Y más si se es protagonista de casos como, en tono desenfadado, es el de la historia que hoy nos ocupa.

Sean Anders, guionista, productor y director, habitual de este tipo de comedias como pudimos comprobar en Desmadre de padre (2012) y Cómo acabar sin tu jefe 2 (2014), se ha inspirado en la propia experiencia del coguionista y productor de esta película, Brian Burns, que la vivió cuando conoció al exmarido de su esposa. En este caso Brad Taggart, apacible ejecutivo de una emisora de radio, cariñoso y sensible, que trata de ser un buen padrastro para los hijos de su mujer, Sarah. No lo tendrá precisamente fácil cuando aparezca Dusty, el padre biológico, un agente secreto de espíritu libre, vulgar, atractivo, enrollado y macarra. Inesperadamente, regresa para rivalizar con él e integrarse en la familia. Dos caracteres muy distintos que hacen inevitable el desencuentro y propiciarán una adusta competencia. Todo una apuesta para ganarse los corazones de sus dos hijos,

Con esa recarga, pese a ciertas intenciones positivas, que pone en solfa la celebración de la Navidad familiar a la manera tradicional y que se ha convertido en tópico de cuantas comedias se estrenan sobre este tema en los últimos tiempos, la película incurre en los mismos lugares comunes que tanto caracterizan esta filmografía. Es un puro remedo de cuanto hemos visto sobre asunto tan manido y recurrente, donde el clásico enfrentamiento entre buenos y malos es motivo de inspiración, que en este caso resulta bastante torpe, previsible y de una comicidad que por impostada y artificiosa, apenas consigue divertir.

La abundancia de ciertos gags y chistes que propenden al más ramplón slapstick, no sólo no contribuye a la distracción, es que ni siquiera entretienen. Incluso ni las actuaciones de Mark Walhberg, Will Ferrell y Linda Cellini, a quienes la película brinda singular lucimiento, nos convencen. Ninguno de ellos logra elevar el tono banal de cuanto se nos muestra en la pantalla.

Quiroga

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios