Fila siete

Cine joven

CineVip Lepe.- Producción: Estados Unidos, 2012.- T.O.: '21 Jump Street'.- Duración: 109 minutos.- Dirección: Phil Lord y Christopher Miller.- Guión: Michael Bacall basado en la serie de televisión creada por Patrick Hasburgh y Stephen J. Cannell.- Fotografía: Barry Peterson.- Música: Mark Mothersbaugh.- Montaje: Joel Negron.- Intérpretes: Jonah Hill, Channing Tatum, Ice Cube, Brie Larson, Dave Franco, Rob Riggle, DeRay Davis, Ellie Kemper, Johnny Depp, Dakota Johnson, Richard Grieco

Sigue prodigándose por parte de estas salas la programación del llamado Cine Joven, y aunque no sea el más recomendable, obedece a los gustos del público juvenil de nuestros días. Nunca fuimos partidarios de la dirección cinematográfica compartida. Sólo en muy pocos casos, escasísimos, ha dado un buen resultado. Pero en ciertas circunstancias es lo de menos porque compartidas o no ciertas codirecciones dejan de ser relevantes y carecen de importancia o trascendencia. Éste es el caso que nos ocupa porque en la clamorosa falta de ideas de los guionistas de Hollywood, una vez más los que han instrumentado esta película han recurrido a una famosa serie de televisión en Estados Unidos, Nuevos policías que se inició en 1987 y acabó en 1991 y con la que se inició nada menos que Johnny Depp. Esta teleserie narraba las investigaciones de un departamento de policía especializado en delitos cometidos por jóvenes.

Los protagonistas, dos agentes de la ley, Schmidt y Jenko. Se llevaban como el perro y el gato cuando estudiaban en el instituto pero luego, en la Academia de Policía, se convirtieron en dos eficaces colegas al servicio de la unidad de policía secreta. Se han infiltrado entre los estudiantes de un centro docente para investigar el comportamiento delincuencial de algunos estudiantes. Descubren que en estos nuevos tiempos todo es diferente y nada se parece a lo que ellos vivieron en su día. Eso sí advierten que siguen patentes los conflictos que ellos no supieron resolver entonces y han de enfrentarse con dilemas que el tiempo no ha superado.

Phil Lord y Christopher Miller, con amplia experiencia en televisión y la prometedora Lluvia de albóndigas (2009), con el guionista Michael Bacall, -recordemos Malditos bastardos (2009), de Quentin Tarantino-, abordan ahora la comedia de acción con una fórmula que ha sido de las más rentables desde que el cine existe: la clásica buddy movie, es decir la película de pareja, que en el ámbito de lo policial es de por sí inevitable. Podríamos pensar en una caricatura de otra famosa serie televisiva de gran predicamento en los años 70, Starsky y Hutch (2004), de Todd Phillips, que protagonizaban Ben Stiller y Owen Wilson.

Se mire por donde se miren si el dúo Phil Lord y Christopher Miller han pretendido una vuelta a un estilo de comedia más digno a costa de otra perspectiva del conflicto generacional, trasladada a circunstancias muy elementales, evidentemente no lo han conseguido, abundando en modelos más fáciles y pedestres al alcance de ese tipo de espectador de pocas exigencias donde abundan los chistes mediocres y ramplones, así como las situaciones reiterativas de escaso alcance humorístico. Sólo se salvan las visiones más mordaces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios