Cultura

Bohórquez, Hermoso y Ventura dan un gran espectáculo en Santander

  • La terna sale en hombros en un festejo de rejones de gran altura · El sevillano consiguió los máximos trofeos del sexto

GANADERÍA: Toros de Fermín Bohórquez, manejables. TOREROS: Fermín Bohórquez, silencio y dos orejas. Pablo Hermoso de Mendoza, dos orejas y saludos. Diego Ventura, dos orejas y dos orejas y rabo. Incidencias Plaza de toros de Santander. Lleno de No hay billetes.

El rejoneador Diego Ventura se convirtió en el gran triunfador de la segunda de Feria en Santander, donde paseó cuatro orejas y un rabo en una gran tarde en la que salió a hombros junto a Pablo Hermoso de Mendoza y Fermín Bohórquez, que pasearon dos orejas cada uno.

El rejoneador sevillano firmó una lidia espectacular con el sobrero tercero -corrió turno-, ya que el titular se partió un pitón al chocar contra el burladero. Ventura templó de salida al de Bohórquez con galopes de costado y clase a lomos de Muleta y también de Nazarí en banderillas. Tuvo un cierre espectacular la faena a lomos de Califa, con el que clavó las cortas, hizo el teléfono y se metió en terreno del toro antes de pasear el doble trofeo tras un rejonazo efectivo.

Con el que cerró plaza, Diego Ventura sacó la artillería pesada firmando una gran actuación a lomos de Girasol, Manzanares (con el que se metió por dentro y arriesgó mucho), Morante (que llegó a morder la testuz del ejemplar) y Califa, con quien formó un alboroto con las cortas en un par a dos manos. El rejón de fuerte, en los medios, fue fulminante, paseando los máximos trofeos.

Por su parte, Pablo Hermoso de Mendoza alcanzó un gran nivel en su primero con una faena de mucha pureza y entrega a lomos de Dalí, Chenel e Ícaro, con los que templó mucho de salida y en la faena de banderillas antes de rematar de una estocada que provocó derrame pero muy efectiva. El quinto ejemplar se rajó desde los de castigo con Estella y apenas pudo hacer nada.

Fermín Bohórquez nada pudo hacer con el primero, un toro que cojeó y que acusó la mala colocación de una banderilla, quedándose inutilizado y teniendo que ser apuntillado. Con el cuarto firmó una de sus mejores faenas de la temporada a lomos de Rubia, Bohemio (con el que firmó un importante tercio de banderillas, con el colofón a dos manos) y un tercio de muerte con Melero que remató de un rejonazo fulminante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios