Mundo

El vicepresidente Pence se encargará de diseñar el traspaso de poderes

  • Trump prepara un gabinete con un plantel de ultraconservadores que le han apoyado desde los primeros días de campaña.

Pence, primero por la izquierda, habla con Trump. Pence, primero por la izquierda, habla con Trump.

Pence, primero por la izquierda, habla con Trump. / EFE

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó este viernes una nueva etapa en el diseño de su gabinete de gobierno que contará, según las previsiones, con un plantel de ultraconservadores que le han apoyado desde los primeros días de campaña La Torre Trump, en el centro de Manhattan, fue escenario de un constante trasiego de asesores y miembros del equipo de campaña de Trump, incluidos sus hijos Donald Jr., Eric e Ivanka, que preparan ya el que será el nuevo Ejecutivo que tomará las riendas del país a partir del 20 de enero.  La flamante oficina del presidente electo emitió un comunicado en el que informó de que el vicepresidente electo, Mike Pence, se encargará de diseñar el traspaso de poder, que hasta ahora había sido responsabilidad del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.  Además, anunciaron las figuras que formarán parte del nuevo equipo de transición, que incluyen a tres hijos del magnate neoyorquino, Ivanka, Donald Jr. y Eric, convertido en pieza central de los negocios y planes políticos del presidente electo. Los políticos que defendieron la candidatura de Trump desde los primeros días de campaña recibirán cargos de importancia en el equipo de transición y probablemente en el Gobierno. El ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich podría optar a varios cargos, entre ellos secretario de Estado, al igual que el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, que podría tener un papel en Justicia, o el senador Jeff Sessions, quien podría mover los hilos del presupuestos desde la Casa Blanca. Otro de los que tendrá un importante papel en el traspaso de poder entre la administración de Barack Obama y la de Donald Trump será Jared Kushner,  magnate inmobiliario, marido de Ivanka Trump y considerado el verdadero director de la exitosa campaña del republicano. Las especulaciones y filtraciones en los medios estadounidenses apuntan a que el nuevo Ejecutivo contaría con políticos ultraconservadores asentados en Washington y posiblemente figuras de Wall Street. Eso contrastaría con el mensaje crítico a la política tradicional y a la influencia de los grupos de interés en el Gobierno que Trump reiteró durante la campaña y que caló tan bien entre sus seguidores. Pese a abogar la noche de su victoria electoral por unir al país y ser el presidente de todos los estadounidenses, su ejecutivo podría estar compuesto por figuras ultraconservadoras, representantes del Tea Party o poco conciliadoras. Trump, que se reunió este jueves con Obama en la Casa Blanca para iniciar el proceso de transferencia de poder que culminará con la toma de posesión el 20 de enero, deberá nombrar a los jefes de más de una decena de ministerios, así como agencias federales y otros puestos en la judicatura o dentro de la Casa Blanca. Stephen Bannon, director del portal de noticias de la derecha alternativa Briebart, jefe de campaña de Trump y miembro del equipo de transición suena como posible jefe de Gabinete de la Casa Blanca, algo para lo que también podría optar el presidente del Comité Nacional Republicano, Rience Priebus, el principal aliado del presidente electo durante su accidentada campaña de primarias. La ultraconservadora figura del Tea Party, ex gobernadora de Alaska y ex candidata a vicepresidenta en 2008 Sarah Palin podría ser nombrada secretaria de Interior, mientras que Ben Carson, exrival de primarias de Trump, adventista y neurocirujano, suena como posible secretario de Educación o de Sanidad. Como secretario de Seguridad Nacional las apuestas se inclinan por el sheriff del condado de Milwakee, David Clarke, un antiabortista extremo, que ha criticado las manifestaciones contra la brutalidad policial y exige mano dura contra el crimen y los indocumentados. Para el vital puesto de secretario de Defensa, Trump podría contar con el congresista Duncan Hunter, miembro del Comité de las Fuerzas Armadas, y uno de los legisladores con un historial de votos más conservador del Congreso. Para secretario de Estado, el equipo de Trump podría inclinarse por el regreso a la primera línea de John Bolton, ex embajador estadounidense ante la ONU, o contar con el senador Bob Corker. El Departamento del Tesoro podría caer en manos de algún banquero o ejecutivo de Wall Street. El canal CNBC asegura que el equipo de Trump le ha ofrecido el puesto al polémico consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, criticado por sus excesos durante la crisis financiera. Otro de los que podría dirigir el Tesoro es el multimillonario e inversor Carl Icahn, que confesó que abandonó la fiesta del triunfo electoral de Trump en mitad de la noche para invertir mil millones de dólares en acciones, ya que asegura que el resultado electoral es bueno para Wall Street.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios