Mundo

El heredero saudí castigará a los asesinos del "incidente odioso"

  • El príncipe Ben Salman, a quien se acusa de ordenar la muerte de Khashoggi, rompe su silencio para decir que prevalecerá la Justicia

El príncipe saudí Ben Salman participa en el principal foro económico de su país en Riad. El príncipe saudí Ben Salman participa en el principal foro económico de su país en Riad.

El príncipe saudí Ben Salman participa en el principal foro económico de su país en Riad. / Bandar Algaloud / Efe

El príncipe heredero, Mohamed ben Salman, habló por primera vez después de la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi para asegurar que los autores de este "incidente odioso" cometido en el consulado de su país en Estambul rendirán cuentas a la justicia, algo que hará en colaboración con Turquía. Sentado frente a centenares de asistentes que han acudido a la segunda jornada del principal foro inversor en Arabia Saudí, el príncipe heredero se mostró relajado pero serio al hablar de un crimen que ha provocado el boicot masivo del denominado "Davos del desierto".

"Este incidente fue realmente doloroso para todos los saudíes. Y es doloroso para cada ser humano en el mundo, es un incidente odioso que no puede ser justificado", afirmó sentado junto al primer ministro libanés, Saad Hariri, y el príncipe heredero de Baréin, Salman ben Hamad al Jalifa. La traducción oficial en inglés del discurso utilizó el término "crimen" en lugar de la palabra "incidente", pronunciada en árabe por Ben Salman. Antes de entrar en detalles sobre el contenido de la última sesión del día, titulada "¿Cómo el liderazgo visionario transformará el mundo árabe en una potencia económica mundial?", el moderador preguntó directamente a Ben Salman sobre el caso de Khashoggi.

Con un semblante serio y una enorme expectación en la sala abarrotada, el príncipe heredero subrayó que se está trabajando "en cooperación con el Gobierno turco" para finalizar la investigación y "presentar a los autores" del asesinato a los tribunales ya que "al final, la Justicia prevalecerá". "Sin duda, la cooperación actual con el Gobierno turco es única y muchos están intentando usar este doloroso asunto para crear una fractura", afirmó, al tiempo que dijo que "no podrán hacerlo". 

Afirmó que eso no sucederá mientras haya "un rey llamado Salman ben Abdulaziz, un príncipe heredero llamado Mohamed bin Salman en Arabia Saudí y un presidente en Turquía llamado (Recep Tayyip) Erdogan". A pesar de estas declaraciones, Turquía sigue presionando a Riad para que le ofrezca todas las facilidades para investigar el caso, ya que le han culpado de obstaculizarlo.

Una vez que terminó de hablar de la muerte del periodista, siguieron los discursos de los demás líderes árabes que llamaron a que el mundo apueste e invierta en sus países. El príncipe heredero bareiní centró su intervención en que para 2030, fecha objetivo por parte de los países del Golfo para diversificar su economía y alejarse de la dependencia del petróleo, se transforme la economía del petróleo en una "inteligente" economía del petróleo.

Al respecto, Ben Salman afirmó que "la nueva Europa será Oriente Próximo", una afirmación que desató los aplausos de los asistentes al foro, y resaltó que Arabia Saudí será "totalmente diferente" en los próximos cinco años, al igual que Baréin o Kuwait. "Incluso Qatar, a pesar de nuestras diferencias con él, tienen una economía fuerte", agregó, al referirse a un país contra el que Arabia Saudí mantiene un bloqueo desde el año pasado. Subrayó que esa es su "guerra", que lanza "personalmente" para que los países árabes vivan "un renacimiento" en los próximos 30 años.

Lejos de la seriedad, Ben Salman acabó su intervención en el foro en un tono jocoso y bromeando con el primer ministro libanés, Saad Hariri. "Estará aquí dos días, así que por favor, que no se diga que está secuestrado", dijo entre carcajadas y aplausos, antes de que Hariri estrechara la mano a Ben Salman, aunque seguidamente se puso a hablar de la transformación económica rehusando comentar la broma.

La intervención de Ben Salman se produce un día después de que el monarca saudí y él mismo recibiesen a uno de los hijos y al hermano de Khashoggi en el Palacio de Al Yamama, en Riad, para ofrecerle las condolencias por el asesinato del disidente.

La imagen del rostro serio del hijo de Khashoggi, Salah ben Jamal Khashoggi, quien tiene vetada la salida de Arabia Saudí, al estrechar la mano a Ben Salman ha sido difundida profusamente en las redes sociales desatando todo tipo de comentarios. A raíz de la muerte de Khashoggi, el foro económico, que termina mañana, ha sido boicoteado por numerosas figuras del mundo de la política y de los negocios, y varios Gobiernos han tomado ya medidas contra el reino a la espera de que se esclarezca el caso, que ha suscitado una ola de indignación mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios