Mundo

Teherán y Londres, una relación de desencuentros y sospechas

  • La relación entre el Reino Unido e Irán, tensada ahora al máximo tras la captura del Stena Impero en el estrecho de Ormuz, ha estado jalonada de altibajos desde 1979.

Un barco de la Guardia Revolucionaria iraní navega alrededor del 'Stena Impero'. Un barco de la Guardia Revolucionaria iraní navega alrededor del 'Stena Impero'.

Un barco de la Guardia Revolucionaria iraní navega alrededor del 'Stena Impero'. / Hasan Shirvani (Efe)

"Muerte al Reino Unido" es el lema que a día de hoy sobresale en cualquier manifestación convocada por las autoridades iraníes, junto a la misma amenaza proferida contra EEUU e Israel.

La relación entre Teherán y Londres ha estado jalonada por numerosos desencuentros y se ha tensado ahora al máximo tras la captura por parte de la Guardia Revolucionaria iraní de un petrolero británico en el estrecho de Ormuz.

El Reino Unido tuvo una gran influencia en el Irán monárquico, destacando la invasión británico-soviética del país en 1941 que forzó la abdicación de Reza Shá, próximo al Eje germano-italiano, a favor de su hijo, Mohamad Reza Pahlavi.

Una década después, con la nacionalización de la petrolera británica Anglo-Iranian Oil Company, el Reino Unido tramó un golpe de Estado que, con la ayuda de EEUU, derrocó en 1953 al primer ministro Mohamad Mossadeq, una acción grabada a fuego en la opinión pública iraní.

El triunfo de la Revolución Islámica en 1979 cambió por completo el statu quo. Estas son las diez claves para entender los complicados lazos entre Irán y el Reino Unido desde entonces:

1. Suspensión de las relaciones y asalto a la Embajada iraní

Con el triunfo de la revolución y el derrocamiento del Shá Mohamad Reza Pahlavi, el Reino Unido suspende relaciones diplomáticas con Irán y cierra su Embajada en Teherán.

En abril de 1980, un grupo terrorista, opuesto al régimen de Teherán, asalta la Embajada iraní en Londres y reclama la liberación de 91 presos en Irán, manteniendo durante seis días a 26 rehenes y ejecutando a uno de los diplomáticos.

2. Breve reanudación de los lazos y fetua contra Salman Rushdie

El Reino Unido reabre su Embajada en Teherán en 1988, pero esta reanudación de los lazos dura poco, ya que en febrero de 1989 el ayatolá Ruhola Jomeini emite una fetua (edicto islámico) de muerte contra el escritor anglo-indio Salman Rushdie.

Jomeini, fundador de la República Islámica, consideró que el libro de Rushdie Versos satánicos era una blasfemia e instó a los musulmanes de todo el mundo a asesinar al escritor.

3. Envío de embajadores

La relaciones entre ambos países se mantenían a nivel de encargado de negocios desde 1990 hasta que en 1999 ambos países intercambian embajadores, por primera vez en 20 años.

La llegada a la Presidencia iraní del reformista Mohamad Jatami (1997-2005) favorece una normalización de las relaciones y el entonces ministro británico de Exteriores, Jack Straw, viaja a Teherán en 2001, en la primera visita de un jefe de la diplomacia británica a Irán desde la Revolución Islámica.

4. Captura de militares

En marzo de 2007, 15 militares y marineros de la Marina británica son capturados por la Guardia Revolucionaria iraní en la frontera marítima entre Irán e Iraq y liberados 13 días más tarde.

Londres insistió en que su nave HMS Cornwall se encontraba en aguas bajo la soberanía iraquí, pero Teherán alegó que eran sus aguas territoriales.

5. Protestas reformistas de 2009

El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, acusa al Reino Unido de enviar espías e instigar las manifestaciones contra la reelección como presidente del ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, considerada un fraude por los reformistas.

Irán expulsa a dos diplomáticos británicos, a lo que el Reino Unido responde con una medida similar y, poco después, son detenidos miembros del personal iraní de la Embajada británica.

6. Asalto a la Embajada británica y nueva ruptura de relaciones 

En noviembre de 2011, un grupo de estudiantes islámicos asalta y saquea la Embajada británica en Teherán en protesta por la decisión del Reino Unido de imponer sanciones a Irán por su programa nuclear.

Los manifestantes causan importantes destrozos materiales y queman documentos oficiales. Tras este episodio, ambos países cierran sus respectivas embajadas.

7. Londres, signatario del acuerdo nuclear

Con la elección como presidente de Irán del moderado Hasan Rohani, la situación entre ambos países empieza a mejorar y deciden designar encargados de negocios para reanudar las relaciones diplomáticas.

El Reino Unido, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, es uno de los seis firmantes en julio de 2015 del histórico acuerdo nuclear con Irán, que limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

8. Reapertura de las Embajadas

Poco después de la firma del acuerdo nuclear, en agosto de 2015, el Reino Unido e Irán reabren oficialmente sus embajadas en Teherán y Londres.

"Reabrir nuestras embajadas es un paso clave para mejorar las relaciones bilaterales", dijo el entonces ministro británico de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, durante la ceremonia organizada en Teherán.

9. Detención de Nazanin Zaghari-Ratcliffe

La británica-iraní Nazanin Zaghari-Ratcliffe, empleada de la Fundación Thomson Reuters, es arrestada en el aeropuerto de Teherán en abril de 2016, cuando se disponía a regresar al Reino Unido con su hija tras visitar a sus padres.

Es condenada a cinco años de cárcel por delitos de espionaje que ella niega, en un caso muy mediático que ha creado incontables desencuentros entre la diplomacia de ambos países.

10. Captura de petroleros

La Marina británica intercepta en Gibraltar al petrolero iraní Grace 1 el 4 de julio, que a día de hoy sigue retenido, por sospechar que transportaba crudo a Siria, país sujeto a sanciones europeas.

En respuesta, la Guardia Revolucionaria iraní captura el día 19 al petrolero británico Stena Impero por no respetar las normas de navegación en el estrecho de Ormuz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios