mundo

Sturgeon pretende celebrar otro referéndum en Escocia en 2020

  • La ministra principal de la región solicitará la autorización al Gobierno británico "antes de fin de año"

Sturgeon pretende celebrar otro referéndum en Escocia en 2020 Sturgeon pretende celebrar otro referéndum en Escocia en 2020

Sturgeon pretende celebrar otro referéndum en Escocia en 2020 / JULIEN WARNAND / efe

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, detalló su hoja de ruta independentista al comprometerse a impulsar un segundo referéndum de separación del Reino Unido en 2020 y avanzó que solicitará la autorización del Gobierno británico "antes de finales de año".

Durante un apasionado discurso que clausuró el congreso del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Sturgeon precisó que pedirá a Londres la transferencia de competencias necesarias, recogidas en la Sección 30 del ordenamiento, para que el Parlamento escocés pueda legislar sobre una consulta de esta naturaleza.

"Mi decisión es que el referéndum se celebre el próximo año. Y nos estamos preparando. Para el año que viene, habremos completado nuestros preparativos legislativos", indicó Sturgeon entre los aplausos del auditorio de Aberdeen (noreste escocés).

Se refirió así a la ley de referendos que se encuentra en tramitación en la Cámara escocesa y que, previsiblemente, será aprobada antes de que finalice el año. Sin embargo, la norma no podría utilizarse para convocar una consulta vinculante a menos que el Ejecutivo británico acceda a traspasar los poderes mencionados, algo a lo que Londres se ha opuesto.

Como hizo en anteriores ocasiones, Sturgeon recalcó que la llamada a las urnas sólo se producirá con el visto bueno de la Administración central, ya que únicamente contempla un referéndum cuya legalidad esté garantizada "más allá de cualquier duda".

El objetivo del SNP es que el plebiscito se celebre a imagen del que tuvo lugar en 2014, cuyos términos fueron pactados por el Gobierno del conservador David Cameron y del nacionalista Alex Salmond en el conocido como Acuerdo de Edimburgo.

La consulta se zanjó con el 55% en contra de la separación y lo que se concibió como un debate que quedaba zanjado para una generación ha resurgido después de la victoria del Brexit en el referéndum de 2016, en contra del que se pronunciaron los escoceses.

En el discurso que puso fin a tres días de debate en el seno del partido gobernante en Escocia, Sturgeon comparó sus aspiraciones con la de los políticos catalanes encarcelados, a los que definió como "activistas pacíficos por el derecho a la autodeterminación" y les envió "apoyo y solidaridad".

Sturgeon añadió que, de ser independiente, Escocia "estaría en el mercado común" y sería "el vecino más próximo" del Reino Unido, lo que le otorgaría este papel de enlace entre ambos territorios y la convertiría en "un imán para inversiones globales".

Sin embargo, es probable que su hoja de ruta choque con el rechazo del Gobierno de Boris Johnson, que ya ha descartado avenirse a negociar, por lo que todo apunta a que habrá un choque de trenes que, según los analistas, podría tener que resolverse en los tribunales.

El último sondeo elaborado por Panelbase para The Sunday Times otorga al independentismo un apoyo del 50%, un aumento del 5% respecto al resultado de 2014. Otras encuestas pronostican que el porcentaje aumentaría en el caso de un Brexit sin acuerdo.

Negociando el 'brexit'. La UE y el Reino Unido continuaban con la negociación para tratar de llevar un acuerdo a la cumbre de mañana y el viernes en Bruselas. En la imagen, el negociador jefe europeo, Michel Barnier (dcha.), saluda al ministro irlandés de Exteriores, Simon Coveney.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios