Mundo

La cumbre Kim-Trump peligra por las maniobras entre Corea del Sur y EEUU

  • Pyongyang considera una "provocación" y un ensayo para una invasión los ejercicios militares que comenzarán este viernes

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, durante su reunión con Kim Jong-un en Pyongyang a mediados de abril. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, durante su reunión con  Kim Jong-un en Pyongyang a mediados de abril.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, durante su reunión con Kim Jong-un en Pyongyang a mediados de abril. / Efe / Casa Blanca / Archivo

Corea del Norte se plantea cancelar la cumbre prevista el 12 de junio en Singapur entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, debido a las maniobras militares que llevarán a cabo Corea del Sur y EEUU, y que Pyongyang considera "una provocación".

Según informó la agencia oficial norcoreana KCNA, las maniobras Max Thunder, en las que participan las fuerzas aéreas de EEUU y Corea del Sur, son un ensayo para una invasión de Corea del Norte y "una provocación intencionada".

Estados Unidos constata el desmantelamiento del complejo norcoreano de pruebas nucleares

"Estados Unidos tendrá que sopesar cuidadosamente todo lo relacionado con la prevista cumbre con Corea del Norte, a tenor de estos provocadores ejercicios militares conjuntos con la participación de las autoridades de Corea del Sur", se indica en la nota.

A juicio de Corea del Norte, esas maniobras vulneran la Declaración de Panmunjon, suscrita el pasado 27 de abril por Kim y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en dicha ciudad, donde se encuentra la frontera entre las dos Coreas y por la cual se establece un compromiso por la paz permanente y la completa desnuclearización de la península coreana.

En los ejercicios militares, que está previsto que comiencen el próximo día 18, participarán un centenar de aviones, entre ellos, ocho del tipo F-22, indetectable al radar, así como cazabombarderos F-15 y bombarderos estratégicos B-52.

Corea del Sur y Estados Unidos realizan regularmente ejercicios militares conjuntos que siempre han suscitado el rechazo del régimen de Pyongyang, que los considera como una amenaza y un ensayo para una eventual invasión del norte.

Tras conocerse la posibilidad de cancelar la cumbre, la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, dijo que Washington no tiene previsto cancelar esas maniobras.

"No hemos escuchado nada de ese Gobierno (norcoreano) ni del Gobierno de Corea del Sur que indique que no vayamos a continuar con esos ejercicios o que no vayamos a seguir planificando nuestra reunión entre el presidente Trump y Kim Jong-un para el próximo mes", dijo la portavoz.

Expertos estadounidenses aseguran, por su parte, que Corea del Norte ha comenzado a desmantelar el complejo de instalaciones para la realización de pruebas nucleares, informa Dpa.

Algunas de las instalaciones situadas en las entradas del amplio complejo Punggye-ri, en el noreste del país, ya han sido demolidas, informaron los expertos en la página web 38 North, del Instituto Estados Unidos-Corea.

Imágenes de satélites comerciales "han suministrado la primera prueba definitiva de que el desmantelamiento del centro de ensayos ya ha avanzado", señalaron los expertos estadounidenses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios