Mundo

Kim acusa de "mala fe" a EEUU en la cumbre de Hanói por la desnuclearización

  • Pyongyang culpa a Trump de una actitud inflexible que impide el desbloqueo en la península coreana

Kim y Putin se saludan tras su encuentro en la ciudad rusa de Vladivostok. Kim  y Putin se saludan tras su encuentro en la ciudad rusa de Vladivostok.

Kim y Putin se saludan tras su encuentro en la ciudad rusa de Vladivostok. / Dmitry Azarov / Efe

El líder norcoreano, Kim Jong-un, responsabiliza a EEUU del fracaso de la cumbre de Hanói y advierte de que su país se prepara para cualquier "situación posible", según difundió la propaganda oficial tras la reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin. Aunque fueron reproducidos por KCNA, los comentarios de Kim fueron hechos en la reunión que mantuvo el jueves con Putin en la ciudad rusa de Vladivostok, como asegura la agencia de noticias estatal norcoreana.

Kim afirmó que "EEUU adoptó una actitud de mala fe" en la segunda cumbre que mantuvo con Donald Trump el febrero pasado en Hanói, y acusó a Washington de mantener una posición "unilateral" durante la cita, que concluyó abruptamente sin acuerdo. "La situación en la península coreana y en la región ahora está estancada y ha llegado a un punto crítico en el que puede volver a su estado original", aseguró KCNA que le dijo Kim a Putin en Vladivostok en referencia a la posibilidad de retomar las pruebas nucleares suspendidas desde noviembre de 2017.

El norcoreano también aseguró que "la paz y la seguridad en la península coreana dependerán totalmente de la actitud futura de EEUU" y que su país "se prepara para cualquier situación posible".

Kim remató de este modo su cita con Putin, de la que sale reforzado después de que el ruso apoyara nuevamente el desarme gradual con levantamiento progresivo de sanciones por el que aboga Pyongyang, así como el brindar al régimen "garantías de seguridad y de defensa de su soberanía" en un marco multilateral.

Con Pekín, Seúl o Moscú respaldando la idea de que es necesario un proceso escalonado, Kim envía el mensaje de que la pelota está en el tejado de Washington y que es su actitud inflexible la que bloquea el proceso de desnuclearización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios