Mundo

El Ejército libanés detiene a una esposa y un hijo del líder del EI

  • Los familiares de Al Bagdadi viajaban con pasaportes falsos por una zona fronteriza con Siria donde residen muchos 'yihadistas'

Comentarios 1

El Ejército libanés ha detenido a una de las esposas -de nacionalidad siria- y a uno de los hijos del emir del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Bagdadi, en una zona fronteriza con Siria, informaron ayer fuentes militares.

Los medios locales identificaron a la esposa de Al Bagdadi con el nombre de Saja Hamid al Dulaimi e indicaron que el hijo tiene entre 8 y 9 años.

El arresto se produjo hace varios días, añadieron las fuentes que no pudieron precisar la fecha exacta. Ambos fueron conducidos a una cárcel situada en la sede del Ministerio de Defensa libanés, donde están siendo interrogados.

Según el diario libanés As Safir, el arresto se efectuó en coordinación con "servicios de inteligencia extranjeros" y la mujer viajaba con su hijo, ambos con pasaportes falsos.

De momento, no se dispone de más datos sobre la captura, aunque todo apunta a que tuvo lugar en la región fronteriza de Arsal, donde residen algunas familias de yihadistas.

Las fuerzas de seguridad libanesas han incrementado su vigilancia en la frontera con Siria y realizado varias detenciones de supuestos terroristas en los últimos meses, especialmente después de que la situación se agravara tras la proclamación de un califato en zonas de Siria e Iraq por Al Bagdadi en junio. De hecho, el lunes, las autoridades libanesas anunciaron el arresto de once personas, entre ellas un ciudadano australiano y cuatro sirios, por presuntos vínculos con el terrorismo en dos redadas en el país.

El EI y el Frente al Nusra -filial de Al Qaeda en Siria- mantienen todavía cautivos a 26 soldados y policías libaneses tomados como rehenes durante combates en agosto en la frontera, y ejecutaron a tres.

Por otro lado, un total de 797 combatientes yihadistas y 65 civiles murieron en noviembre en los ataques y bombardeos lanzados contra la ciudad iraquí de Mosul, controlada por el EI desde junio, informó ayer el Partido Democrático del Kurdistán (PDK).

Según el portavoz de esta formación política, Said Mamuzini, los guerrilleros del EI perdieron la vida en bombardeos y enfrentamientos con los cuerpos de seguridad iraquíes y con los peshmergas, como se conoce a las fuerzas del Kurdistán iraquí.

Mamuzini explicó que sus cifras fueron obtenidas de los hospitales de Mosul, blanco de bombardeos de la coalición internacional en los últimos meses después de que el EI tomara su control.

Estos datos se conocen después de que el lunes la misión de la ONU en Iraq anunciara que al menos 1.232 personas murieron y 2.434 resultaron heridas por actos de terrorismo y violencia durante el mes de noviembre en todo Iraq.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios